Probar cosas nuevas, cada vez más habitual en el terreno íntimo

Una pareja. / RRSS.
Una pareja.

Hace décadas que la sociedad española disfruta de una especie de “revolución sexual”, parafraseando la famosa canción de La Casa Azul.

Probar cosas nuevas, cada vez más habitual en el terreno íntimo

Está claro que sobre el placer y el disfrute de nuestra sexualidad no hay nada escrito. Y, en ello, la innovación es un factor de gran relevancia, ya que evita caer en la monotonía, ayuda a probar cosas nuevas y, también, a romper con ciertos tabús del pasado. En este proceso los objetos sexuales han tenido un protagonismo central y, hoy en día, podemos buscar vibradores Madrid y encontrarnos con una gran oferta y variedad con gran facilidad.

Hace décadas que la sociedad española disfruta de una especie de “revolución sexual”, parafraseando la famosa canción de La Casa Azul. Atrás quedaron muchos complejos y temas prohibidos que en la actualidad se tratan con total naturalidad. El resultado es una sociedad más abierta, sin miedo a hablar de ciertos temas y con ganas de disfrutar al máximo de los momentos más íntimos en pareja.

De hecho, según un estudio elaborado anualmente sobre los jóvenes y los hábitos sexuales, se estima que más del 80% de los españoles de entre 8 y 35 años han probado algún juguete sexual o productos de este tipo. Al menos, así lo aseguran cuando se les pregunta por ello, lo que demuestra, además, una gran naturalidad a la hora de tratar el tema.

En este sentido, la inclusión de novedades en el ámbito sexual es una de las prácticas más habituales a la hora de mantener relaciones sexuales. Entre los objetos más de moda se encuentran:

> Los vibradores: en el mercado encontramos un gran abanico de vibradores que se materializan en diferentes formas, texturas e incluso tipos de movimientos y velocidades. Productos como estos no solo se encuentran en las grandes ciudades, en las que es muy sencillo dar con ellos, por ejemplo, si buscamos vibradores Madrid, sino también en otros núcleos más pequeños. A ello hay que sumarle la aparición de internet, lo que ha facilitado enormemente adquirir todo tipo de productos desde cualquier lugar.

Los lubricantes: sin ser un objeto en sí mismo, su uso está tan extendido que forma ya parte de las prácticas sexuales de muchas parejas, quienes lo incluyen como un elemento de la manera más natural. Los avances en este producto permiten que pueda ser compatible con todo tipo de prácticas y métodos anticonceptivos, lo que le otorgo importantes beneficios.

Bolas chinas: además de la estimulación sexual que producen, este producto aporta también numerosos beneficios físicos, en concreto en el caso de las mujeres reforzando la musculatura pélvica. Además, pueden aportarle una mayor estimulación y la lubricación, generando un gran placer en algunos casos. Para notar sus efectos, su uso debe ser progresivo y constante en el tiempo ya que, aunque satisfactorios, sus resultados no son inmediatos.

El objetivo de este tipo de productos se basa en la mejora de las relaciones sexuales para lograr una mayor comodidad y disfrute en las prácticas sexuales. Para la mayoría de los usuarios, su empleo se centra no solamente en una voluntad de innovar en el terreno sexual, sino también en la calidad de los encuentros sexuales con su pareja. @mundiario

Probar cosas nuevas, cada vez más habitual en el terreno íntimo
Comentarios