Buscar

MUNDIARIO

Posturas sexuales para estimular el clítoris y el punto G al mismo tiempo

Si logras esto, estarás obsequiándole el cielo a una mujer que puede experimentar el mejor clímax gracias a la estimulación simultánea de ambos puntos.

Posturas sexuales para estimular el clítoris y el punto G al mismo tiempo
Una pareja. / Favim.com
Una pareja. / Favim.com

Firma

Jade Vega

Jade Vega

La autora, JADE VEGA, es escritora. @mundiario

Cuando un hombre logra estimular el clítoris y el punto G de forma simultánea, está ganando el agradecimiento permanente de su mujer, que al experimentar dicho placer pude llegar a gozar de los mejores orgasmos que la harán retorcerse, gritar, gemir y vibrar. ¿Cómo es posible lograrlo? Para que puedas alcanzar dicha hazaña, te presentamos cinco posturas sexuales:

1. El vaquero: ella debe acostarse boca arriba mientras que él se sienta encima y de forma recta. Al momento de penetrar, el clítoris sentirá una mayor presión gracias a que se encuentra con el eje inferior o el hueso pélvico. Además, se puede alcanzar el punto G al tratarse de penetraciones poco profundas que ayudarán a estimularlo.

2. Cuchara invertida: se trata de acostarse frente a frente, mientras él se encarga de hacer penetraciones poco profundas para alcanzar el punto G, cuestión que también irá estimulando al clítoris.

3. Perro invertido: ella debe colocarse boca arriba, mientras él se acomoda en frente y arrodillado. Debe tomar las piernas de la mujer y colocarlas sobre sus hombros, luego tomar una almohada y ponerla debajo de su espalda. De esta forma el deberá penetrarla, la posición causará una gran fricción que la estimulará como nunca.

4. Ella arriba: las posiciones en donde ella tiene más control suelen ser las perfectas para que logren estimular ambos puntos. Puesto que ella estará encima, podrá estimularse como quiera controlando el ritmo, la profundidad, etc… es importante que marque las embestidas con ayuda de la cadera y se mueva hasta ver en qué punto siente una mejor excitación.

5. El perrito: ella se arrodilla con las manos apoyadas en el suelo y el la penetra por detrás. La fricción hará que sienta muy buenas sensaciones y el ángulo ayuda a que llegue a los dos puntos más placenteros. Como dato, siempre es bueno que un hombre se ayude con las manos e introduzca un dedo dentro de la vagina, especialmente, entre la abertura de la vagina y el cuello del útero, que resulta ser una de las zonas más erógenas de las féminas. @mundiario