Buscar

MUNDIARIO

Peaking: una técnica infalible para alcanzar orgasmos más intensos

En esta práctica sexual, la paciencia y la duración prevalecen por encima de la fuerza o el ímpetu del encuentro.

Peaking: una técnica infalible para alcanzar orgasmos más intensos
Orgasmo intenso. / RRSS.
Orgasmo intenso. / RRSS.

Una de las fórmulas mágicas para alcanzar el paraíso es el peaking, una técnica infalible para alcanzar orgasmos más intenso. En esta práctica sexual, la paciencia y la duración prevalecen por encima de la fuerza o el ímpetu del encuentro. Pero, ¿qué es exactamente el peaking? Veamos.

Básicamente, el peaking, también llamado edging, consiste en tomar con calma el encuentro sexual y todo lo que le rodea a este. Desde el momento en que se va a la cama hasta tiempo después del clímax (mutuo). Pero a diferencia de las otras prácticas sexuales, en esta se debe frenar si se nota que el orgasmo se aproxima.

No obstante, no se trata de aguantar como tal el orgasmo, sino más bien, como indica la terapeuta sexual Nathalie Giraud Desforge, de "surfear la cresta de la ola orgásmica y de retrasar todo lo posible la fase resolutoria". Pero para controlar el "subidón orgásmico", se tiene que "consciente de su existencia" y estar atento "a lo que el cuerpo te dice y a lo que sientes".

La clave para practicar el peaking y no fallar en el intento radica en estar relajados y concentrados en el momento, para así disfrutarlo al máximo. Puedes dar el primer paso con una inspiración profunda contrayendo el perineo. Luego, cuando expires relaja todos tus músculos. Esto hará que la sensación de placer invada tu cuerpo.

El peaking en sí requiere práctica, pero es una técnica infalible para conseguir más y mejores orgasmos. Practícalo y repítelo siempre que puedas hasta dominarlo. @mundiario