Mapa del placer femenino: cinco zonas erógenas que las hacen enloquecer

Un hombre besando a una mujer en el cuello. RR SS
Un hombre besando a una mujer en el cuello. / RR SS

Hay mucho terreno por estimular más allá del famoso punto G. Anímate a explorar.

Mapa del placer femenino: cinco zonas erógenas que las hacen enloquecer

El tacto es una de las armas más poderosas para los encuentros sexuales. Es un aliado predilecto en la excitante lucha por alcanzar los anhelados orgasmos femeninos y por hacer estallar de placer a la pareja en el sexo. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que no basta solo con tocar, también es necesario preocuparse por dónde y de qué manera hacerlo. Más allá del clítoris o del famoso punto G, existen otras zonas erógenas a las que se debe poner atención. Veamos algunas:

> Labios. El beso es el preludio a cualquier instante placentero. Pero no solo eso. Jugar con la boca de la pareja también ayuda a desencadenar una lluvia de hormonas y neurotransmisores, los cuales pueden contribuir incluso a llegar al orgasmo sin necesidad de penetración. Acariciar los labios con los dedos, con la lengua y con el pene son acciones convenientes para encender a la pareja.

> Cuello. No es un secreto para nadie el poder que tiene esta parte del cuerpo. De hecho, un reciente estudio publicado por la revista científica Cortex, ha revelado que el cuello es una de las zonas erógenas preferidas por las mujeres. Es un área predilecta para el placer y la excitación, por lo que conviene prestarle especial atención y brindarle protagonismo con besos, caricias y hasta algunos mordiscos.   

> Cabello. Los masajes en la cabeza pueden resultar relajantes para algunos pero lo que tal vez suele pasarse por alto es que además son muy excitantes a la hora del acto sexual. Masajear el cabello de la pareja despertará un cóctel de emociones que luego desembocarán en un encuentro inolvidable.

> Muslos. Especialmente en la parte interna de los mismos. Los expertos señalan que esta zona del cuerpo tiene una gran cantidad de terminaciones nerviosas y que debido a ello acariciarla resulta muy placentero para las féminas.  

> Orejas. Una zona ignorada por muchos en el acto sexual. Las orejas son un área extremadamente sensible, por lo que una táctica ideal para hacer estallar a las mujeres de placer es jugar con las mismas: besarlas, acariciarlas y susurrarle al oído algunas palabras ardientes.

Mapa del placer femenino: cinco zonas erógenas que las hacen enloquecer
Comentarios