Buscar

MUNDIARIO

¿Fumar aumenta el apetito sexual?

Un nuevo estudio ha llegado para derribar uno de los grandes mitos referentes al tabaco y las relaciones íntimas.

¿Fumar aumenta el apetito sexual?
Pareja fumando. / Pinterest
Pareja fumando. / Pinterest

Ibed Méndez

Periodista.

Que el cigarrillo es tan adictivo como perjudicial para la salud no es un secreto para nadie. Pero alguna vez nos hemos preguntado ¿hasta qué punto este mal hábito afecta nuestro bienestar? El daño no se queda tan solo en los pulmones y las arterias, también llega a echar abajo la calidad del esperma y el rendimiento sexual. Sin embargo, una nueva investigación le ha añadido un plus curioso y sorprendente a esta adicción: el aumentar el deseo sexual.

El estudio desarrollado por la doctora Wiebke Neberich, doctora en psicología de las relaciones personales por la Universidad Humboldt de Berlín, ha revelado que "los fumadores disfrutan más de la comunicación con otras personas y estar rodeados de gente, les produce placer mientras fuman".

Pero eso no es lo más relevante. El gran punto del análisis es la comparación establecida entre el deseo sexual de los fumadores y no fumadores. En esa línea, los resultados son contundentes: la cantidad de personas fumadoras con un "gran deseo sexual" está tres puntos por encima que los no fumadores.

Las razones de esto pueden ser variadas, pero la experta expone como principal el hecho de que aquellos que son fanáticos del cigarrillo "son personas más hedonistas y más orientadas a obtener placer". Y a esto hay que sumarle que, además, los miembros de este conglomerado "poseen un menor nivel de frustración y son estrategas a corto plazo, disfrutando del momento y no de las consecuencias a largo plazo. Por consiguiente, ellos perciben las necesidades sexuales de una manera más intensa y fuerte", según ha detallado la investigadora.

El estudio concluye resaltando una diferencia notable respecto a la duración de las relaciones amorosas de los fumadores y los no fumadores: los primeros “no planean a largo plazo, lo que puede conllevar a tomar decisiones más arriesgadas e impulsivas, y, por tanto, tener una vida sexual más activa".