¿Es seguro volver al sexo casual?

Amsterdam.
Amsterdam.
Debemos aparcar el temor y, ahora que el covid-19 está debilitado por la vacunación masiva y estamos alcanzando la llamada inmunidad del rebaño, no hay motivos para quedarse en casa.
¿Es seguro volver al sexo casual?

La sociedad global ha pasado por una dura prueba después del año pandémico. Una situación que, aun siendo temporal, ha causado una profunda huella en la psicología social. El miedo al contacto entre personas se hizo profundo, reduciéndose el simple contacto personal y eliminando la inmensa mayoría de relaciones sexuales esporádicas.

El covid-19 cambió radicalmente la forma de actuar de las personas, transformando la percepción que se tenía hasta el momento del sexo casual. Las distancias se aumentaron y las relaciones sexuales entre personas no cohabitantes se redujeron al máximo. Afortunadamente, el temor al contagio se va reduciendo a medida que las vacunas se demuestran protectoras y pasan y se alejan los días en los que la incidencia era mayor.

Queda responder, por tanto, si este regreso a los contactos físicos entre personas y a las relaciones sexuales entre personas que no se conocen o no comparten relaciones duraderas es seguro.

Lo que dicen los expertos

Cuando comenzaron a despejarse las dudas sobre el fin de la pandemia, se fueron eliminando progresivamente las limitaciones y prohibiciones, algunos alarmistas predijeron una nueva ola de contagios derivadas de fiestas interminables y un supuesto tiempo de libertinaje sexual.

La realidad fue otra diferente a lo que dijeron los expertos. Y es que no se ha producido tal situación, sino que, por el contrario, la seguridad y la prevención han sido los protagonistas. Aunque hubo, lógicamente, un repunte en las relaciones esporádicas, en estas siempre han prevalecido actuaciones protectoras para evitar contagios, sean de la índole que sea.

En páginas especializadas en este tipo de contactos, como puede ser la de kinesiólogas Lima, se presentan chicas que llevan a cabo todas las acciones debidas para que el sexo sea seguro y se reduzcan al mínimo las posibilidades de contagio. Skokka es un excelente ejemplo de espacio para encuentros sexuales esporádicos sin riesgos, permitiendo que, tras la pandemia, las personas que lo deseen puedan volver sin problema a retomar estos hábitos, costumbres y rutinas de encuentros sexuales mediante un intercambio económico.

No queda otra que aprender a convivir con el virus, esto es lo que nos dicen los expertos. Debemos aparcar el temor y, ahora que el covid-19 está debilitado por la vacunación masiva y estamos alcanzando la llamada inmunidad del rebaño, no hay motivos para quedarse en casa, no hay razones de peso para no salir y disfrutar de la vida y de lo que nos gusta hacer.

Ventajas del sexo profesional al sexo con una desconocida

No son pocas las diferencias ventajosas que tiene llevar a cabo el acto sexual con una kine Arequipa profesional, por ejemplo, que con algún ligue ocasional. En esta ocasión, no nos vamos a referir a las posibles incomodidades de conocerse, de no saber las intenciones de uno u otro, de todas esas preocupaciones que se le añaden al proceso de ligar. Se trata, más bien, de la seguridad que conlleva en referencia a la salud.

Efectivamente, cuando se tienen relaciones esporádicas con chicas que se conocen en un bar, no se sabe a ciencia cierta si están sanas o se preocupan por su salud. Sin embargo, las muchachas del oficio son conscientes de que su cuerpo es su herramienta de trabajo, por lo que cuidarlo es esencial. Sus visitas al centro de salud y los constantes controles con PCRs son habituales, por lo que mantener sexo con una profesional es una forma de estar seguro de que no contraerá una enfermedad vírica, como el covid-19.

Por qué las relaciones sexuales no son más peligrosas que cualquier otro contacto físico para contraer el coronavirus

La realidad de los contactos sexuales no está ligada a una mayor incidencia en cuanto al riesgo de contraer el coronavirus. Los expertos aseguran que la probabilidad de contagiarse de esta enfermedad es menor que si se recibe el aliento de alguien que te susurra al oído. Es decir, el contacto genital no parece que transmita covid. No hay pruebas de que este mal se transmita por el semen, por los fluidos vaginales o por el contacto de las mucosas. De hecho, no está comprobado que, en el hipotético caso de que existiera esta vía de contagio, la carga viral fuese la necesaria para representar un peligro y que la persona enfermara.

Es más preocupante, por tanto, que todo derive en un problema de índole mental o psicológico, que llegue a ser una enfermedad erótica, una pandemia que por miedos esté limitando de facto la irrenunciable condición humana de ser seres sexuales.

Por tanto, el único camino viable es la información, no hay ningún truco o receta, solo disfrutar del sexo siempre dentro de los límites de la libertad y el respeto. Fuera complejos y temores, llevar a cabo la práctica sexual con el suficiente entendimiento y utilizando las herramientas de las que se dispone para que este sea seguro, tanto para no contagiarse del covid como de cualquier otra enfermedad vírica.

¿Es seguro volver al sexo casual?
Comentarios