El negocio del lujo en la noche

Mujeres.
Mujeres.

Una chica de compañía, dama de compañía, call girl o escort es una acompañante remunerada para eventos sociales, es decir, a la que un cliente paga por acudir con él a reuniones, fiestas, salidas a otra ciudad, etc.​

El negocio del lujo en la noche

El negocio de la noche cada vez es más variado y está más cotizado. Sobre todo en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, no importa la hora del día, las alternativas para pasar un buen rato son infinitas y que sean altas horas de la madrugada no es un problema. Siempre se puede optar por un buen restaurante, conciertos, una discoteca o simplemente pasear por la ciudad. Sin embargo, algunos prefieren pasar una noche especial en buena compañía. Portales como Le Privee te lo ponen fácil. Ya sea en la intimidad de una casa o pasándote por los eventos más exclusivos los servicios que ofrecen sus chicas le ponen la guinda a la noche de los más decididos.

Una chica de compañía, dama de compañía, call girl o escort es una acompañante remunerada para eventos sociales, es decir, a la que un cliente paga por acudir con él a reuniones, fiestas, salidas a otra ciudad, etc.​ La contratación puede incluir o no sexo. Aunque el contacto sexual juega un papel importante en el trabajo de las chicas de compañía, no todos los clientes contratan los servicios por el sexo. Algunos simplemente lo hacen por razones sociales, como asistir a una fiesta.

Los caballeros que solicitan la compañía de una de estas chicas suelen buscar, además de pasar un buen rato en la intimidad, elegancia y finura para poder acudir con ellas a cualquier evento social, incluso, reuniones de empresa. Este servicio es altamente demandado y es importante saber que las chicas se ofrecen de forma totalmente voluntaria para ejercer esta profesión a través de servicios de compañía como los anteriormente mencionados. Para estas mujeres, el trabajo como chicas escort es una manera de desarrollar al máximo su sexualidad. Además,  este tipo de agencias de lujo son muy detallistas en el casting de las chicas, en concordancia a las altas expectativas de los clientes que pueden pagar por un servicio desde 80 a 1000 euros, dependiendo de lo que solicite.

Este negocio, considerado de lujo, no solo garantiza que la noche saldrá a la perfección, sino que tiene en cuenta el tipo de servicios que se están contratando y por lo general e te asegura que va a haber discreción y exclusividad al 100 %. Además, para evitar posibles problemas, se encargan de seguir tus instrucciones al pie de la letra en términos de discreción. Estas agencias son plenamente conscientes del dinero que están pagando los chicos que acuden a ellas y respetan la intimidad de sus clientes, por tanto, no contactan contigo a no ser que así lo solicites.

Por último, cuando acudes a este servicio no solo es posible elegir a la chica que más se ajuste a las preferencias gustos y necesidades, la localización también se tiene en cuenta y cuentan con una serie de emplazamientos. En pleno centro de Barcelona, por ejemplo, existen apartamentos privados sin coste adicional, perfectamente situados para que puedas llegar con facilidad desde cualquier punto de la ciudad y alrededores. También disponen a menudos de chalets, apartoteles, fincas privadas, limusinas y yates. Todo ello de lujo y alto standing.  

El negocio del lujo en la noche
Comentarios