Buscar

MUNDIARIO

Cómo cambia tu vagina a los 20, 30 y tantos años

Tu vagina pasa por mucho en su vida y, aunque hay algunos cambios obvios como la pubertad, el parto y la menopausia, se producen cambios importantes entre esos hitos.

Cómo cambia tu vagina a los 20, 30 y tantos años
Mujer con ropa íntima. / Pexels.com.
Mujer con ropa íntima. / Pexels.com.

Sara Rada

Periodista.

La vulva, la parte de los genitales que incluye los labios y la vagina en sí, evolucionará a medida que los niveles hormonales de una persona cambien con la edad. Sigue leyendo para saber cómo cambia tu vagina durante la pubertad y hasta los 20, 30 y más.

Durante la pubertad, tu vagina comienza a madurar

La pubertad tiende a ocurrir entre los 8 y los 13 años, según el Centro para la Salud de las Mujeres Jóvenes. Cuando ocurre la pubertad, los niveles de estrógeno aumentan y la vagina comienza a madurar y ocurrirá tu primer período menstrual.

Como resultado del aumento de los niveles de estrógeno, las jóvenes también sentirán sensaciones e impulsos sexuales. La necesidad de actuar de acuerdo con estos impulsos, combinada con un cambio en las rutinas de higiene femenina, ayudará a los jóvenes a acostumbrarse al contacto con su vagina.

La ovulación también comienza a ocurrir durante la pubertad. Al ovular, el proceso por el cual un óvulo maduro se mueve desde los ovarios a las trompas de Falopio donde se puede fertilizar, habrá una descarga parecida a una mucosa que proviene de la vagina.

En tus 20 años, la apariencia de tu vagina puede cambiar drásticamente debido a las hormonas y al control de la natalidad

A los 20 años, los labios internos y externos en la parte visible de tus genitales pueden crecer de tamaño e incluso cambiar de color. Según expertos, ningún tamaño o color en particular es correcto o incorrecto, ya que las apariencias varían.

Durante este tiempo, tu vello púbico también puede volverse más grueso y el color también puede cambiar.

Los cambios también ocurren dentro de la vagina en este momento. Tu cuerpo se encuentra en su mejor momento de maternidad porque la fuerza del piso pélvico es muy buena. Los músculos del piso pélvico sostienen el útero, la vejiga y el recto de una persona.

Si una persona comienza a usar un método anticonceptivo a los 20 años, pueden ocurrir cambios según el método anticonceptivo que elija. Por ejemplo, que una persona que esté tomando la píldora puede sorprenderse de que su lubricación natural pueda disminuir.

También tendrá que hacerse su primera prueba de Papanicolaou cuando cumpla 21 años, o tres años después de su primera actividad sexual. Las pruebas de Papanicolaou son pruebas que detectan el cáncer cervical y otros problemas cervicales tempranos como infección e inflamación. Dicha prueba se realiza frotando el cuello uterino para recolectar y analizar las células y debe realizarse cada tres años.

Los ejercicios de Kegel se vuelven importantes a los 30 años, ya que los músculos del piso pélvico pierden fuerza debido al parto y la gravedad

A medida que ingresas a los 30, tu vagina perderá su tono muscular natural y los ejercicios de Kegel que fortalecen el piso pélvico se vuelven cada vez más importantes.

Hoy en día, muchas están posponiendo el parto a los 30 y 40 años, cuando los músculos del piso pélvico se debilitan y disminuyen el tono porque, bueno, la gravedad no es nuestra amiga.

Si los músculos del suelo pélvico se debilitan, corres el riesgo de sufrir un prolapso de los órganos pélvicos, una afección en la que la vejiga, el útero o el recto caen y empujan la vagina, además de aumentar el riesgo de incontinencia urinaria o fecal.

Afortunadamente, los ejercicios simples de Kegel pueden mantener la vagina fuerte y, a su vez, prevenir estas condiciones. Para realizar ejercicios de Kegel que fortalecen la vagina, contrae los músculos del suelo pélvico (los que aprietas para dejar de orinar), mantén la contracción durante 10 segundos, relájate y repite el proceso cuatro o cinco veces, tres veces al día.

Aunque el piso pélvico puede debilitarse y tu vagina se estire a los 30 años, este es el momento en que las mujeres son físicamente capaces de tener el mejor sexo de sus vidas debido a sus niveles hormonales. Sin embargo, esto solo es cierto desde un punto de vista fisiológico.

Lo que sientes por tu pareja y la comunicación que tienes será probablemente mucho más importante que tus niveles hormonales. La destreza sexual de tu pareja y tu atracción por ella también juegan un papel importante en la satisfacción sexual.

En los 40, el pH de tu vagina puede aumentar y el vello púbico puede cambiar de color y reducirse

A los 40 años, tus niveles de estrógeno comienzan a disminuir lentamente. Esto puede resultar en una disminución del colágeno y del flujo de sangre a la vulva, lo que a su vez puede hacer que los labios parezcan más sueltos. Tu vello púbico también puede adelgazarse y comenzar a ponerse gris.

El pH de tu vagina también puede aumentar en este momento, y un pH superior a 4.5 es un signo de vaginosis bacteriana. Si tu flujo vaginal tiene un olor nuevo y extraño o si tienes fiebres, debes consultar a tu médico

Probablemente pasarás por la menopausia a los 50 años y puede aparecer sequedad vaginal y arrugas en la vulva

Al ingresar a los 50, es probable que experimentes la menopausia, un proceso biológico que marca el final de los ciclos menstruales. La edad promedio para la menopausia en los Estados Unidos es de 51 años, pero puede ocurrir tan pronto como a los 40 años. Los períodos irregulares, los escalofríos, los sofocos, los cambios de humor y la sequedad vaginal son signos de que estás entrando en la menopausia en los próximos meses o años.

También en este momento, tu moco vaginal natural adelgazará en su textura y disminuirá la producción. Esta sequedad puede interferir significativamente con la actividad sexual, causando relaciones sexuales dolorosas, prolapso e incluso infecciones del tracto urinario.

Para ayudar, se recomienda usar un lubricante sintético durante el coito y aumentar la cantidad y el tiempo de los juegos previos.

La apariencia física de tu vagina también cambiará, con la piel de tu vulva más delgada e incluso arrugada, al igual que la cara de una persona que envejece tiene más arrugas. El cansancio del pubis y un cambio en el color de tu vulva también son comunes.

No importa cómo o con qué rapidez cambien tu vulva y vagina, estas etapas son normales y esperadas. Sin embargo, si te preocupa cómo cambia tu vagina, el primer paso debe ser consultar a tu ginecólogo u otro proveedor de atención médica.  @mundiario