Buscar

MUNDIARIO

Atrévete a jugar con tu punto G y prueba estas posiciones para vibrar con el

Todos tenemos un punto que nos derrite en cuestión de segundos, si se sabe estimular, descubre cuales son las mejores posiciones para sacar provecho a tu debilidad.

Atrévete a jugar con tu punto G y prueba estas posiciones para vibrar con el
Mujer excitada. / Centrada en ti.
Mujer excitada. / Centrada en ti.

Firma

Ruth Uzcátegui

Ruth Uzcátegui

Cursó sus estudios de periodismo en la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Maracaibo (Venezuela). Trabaja para el diario Panorama y escribe en MUNDIARIO.

Quizá ya has oído hablar del punto G, pero no has ahondado en el tema, el punto G es nuestro centro de placer, y todos tenemos uno, en el caso de la mujer se encuentra en una zona específica, para ser más descriptivos a unos cinco centímetros de la entrada de la vagina. Tocar ahí es ver el cielo.

Si hasta ahora no te has dado a la tarea de explorarlo, pues ya puedes comenzar hacerlo, y nosotros te ayudaremos, recuéstate sobre una cama o sofá, abre las piernas y flexiona las rodillas para tener un acceso más cómodo a la vagina. Lo siguiente es introducir dos dedos dentro y presionar justo en el sitio que hemos descrito antes: el centro de la parte superior de tu pared vaginal. ¿Sentiste una zona estriada y esponjosa? Felicidades, has llegado a tu punto G, ahora el próximo paso es aprender a jugar con el.

La estimulación del Punto G con vibrador: Aunque los dedos pueden resultar un buen aliado para encontrar el clímax, el siguiente nivel de estimulación es pasar a los vibradores específicamente diseñados para esa zona tan sexi. Y tranquila, una vez encontrado este punto, ya puedes comenzar a disfrutar tanto sola como en compañía.

Posturas sexuales que estimulan el Punto G femenino

El perrito: Aunque es una de las más tradicionales, esta postura sexual es tremendamente sexi, dará una vista completa de ti a tu pareja, y al mismo tiempo, estimulará tu Punto G. Para llegar al éxtasis, túmbate apoyando el abdomen con las piernas no demasiado abiertas, y así su pene no tendrá otro objetivo que tu zona de placer.

La vaquera o amazona: Tu dominando, aquí puedes regular tanto ritmo como profundidad, ¿Cómo la haces? te pones encima, de cara a tu pareja e inclinada en un ligero ángulo hacia atrás. De esta forma su pene frota naturalmente la parte superior de tu vagina y, obviamente, terminará tocando tu punto G.

Explorar nuestro cuerpo en busca de placer es natural, todo lo que tenemos fue creado por un motivo y el de nuestro punto G es hacernos disfrutar. Pásalo bien. @mundiario