Buscar

MUNDIARIO

7 errores de sexo anal que no quieres cometer

Evitar algunos errores clave puede llevar tu sexo anal de dudoso a increíble.

7 errores de sexo anal que no quieres cometer
Dolor sexo anal. / Mejor con Salud.
Dolor sexo anal. / Mejor con Salud.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

El ano es una parte del cuerpo bastante mágica. Además de sus conocidos beneficios de limpieza, el órgano tubular puede allanar el camino al placer a lo grande, dada su proximidad a la próstata y el clítoris interno y su gran cantidad de terminaciones nerviosas.

Si disfrutas del sexo anal o quieres disfrutarlo, no estás solo. Según los informes, el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE UU, informó que alrededor del 36% de las mujeres y el 44% de los hombres participaron en juegos anales en los últimos años. Seguramente muchas personas no binarias se involucran también.

Para aprovechar al máximo tus experiencias sexuales anales, evita estos siete errores:

1. Hacerlo sin consentimiento claro

Puede ser fácil dejarse llevar por el momento, y la parte trasera de tu compañero, cuando la excitación es alta, pero particularmente si eres bastante nuevo en el sexo anal o aún no te has involucrado con una pareja en particular, es vital asegurarte de que el receptor esté listo y dispuesto. El consentimiento es importante con todas las actividades sexuales, por supuesto, pero el sexo anal sin consentimiento puede sentirse especialmente invasivo y doloroso, lo que puede provocar lesiones.

2. No usar protección

Muchas personas confían en el sexo anal para el control de la natalidad sin darse cuenta de que el embarazo es posible cada vez que el semen se acerca a la vagina o que otros riesgos deben considerarse. Muchas ITS se transmiten por vía anal, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Además, la pareja receptora tiene 13 veces más probabilidades de contraer el VIH que la pareja superior. No usar un condón también puede provocar otros problemas de salud.

3. Hacerlo porque “todos lo hacen”

Un número sustancial de personas ha probado el sexo anal porque parece popular. Esto puede deberse al aumento de la prevalencia del sexo anal en el porno y la cultura pop. Pero eso no significa que no debas probar el sexo anal si tienes curiosidad al respecto. Solo asegúrate de que tú y tu pareja estén entusiasmados antes de sumergirte. Si eres un novato, primero experimenta con tu trasero durante la masturbación.

4. No usar lubricante

La noción de que el sexo anal es doloroso es un gran mito, alimentado por el error común de evitar la lubricación. A diferencia de las vaginas, el ano no se autolubrica. También es menos flexible que otros orificios. Todo esto hace que agregar lubricante comercial sea importante para la comodidad y el placer. No estar lo suficientemente húmedo, también aumenta el riesgo de abrasiones.

Los lubricantes más gruesos funcionan mejor al mantener el ano más resbaladizo. Elige una opción a base de silicona, que no solo sea espesa, sino que dure más que las variedades a base de agua que el ano absorbe rápidamente.

5. Fallas al presionar durante la inserción

La tensión, ya sea física o emocional, puede hacer que el sexo anal sea desafiante e incómodo. Afortunadamente, hay formas de evitar esto.Si bien puede parecer contrario a la intuición, presionar cuando estás empujando durante el sexo anal invita al mismo grupo muscular a relajarse y reduce el riesgo de desgarro, incluidas las fisuras. 

Dos anillos musculares principales controlan si tu ano está abierto o cerrado. Puedes controlar conscientemente el anillo conocido como esfínter externo. Empuja suavemente, casi como si estuvieras haciendo salir una evacuación intestinal y abre este esfínter, facilitando la inserción.

6. Intentar controlar desde atrás

Cuando estás penetrando durante el sexo anal, es fácil sentir que estás en el asiento del conductor, pero esto es un error. Si el sexo anal es nuevo o ha sido incómodo para el receptor en el pasado, intenta revertir esto. Una vez que el compañero penetrante ha entrado, puedes permanecer quieto y permitir que tu compañero sea el que se mueva.

Estos movimientos pueden tomar la forma de balancearse hacia adelante y hacia atrás, deslizar un juguete o un pene hacia adentro y hacia afuera o frotar contra la pareja penetrante. Al permitir que el receptor controle el movimiento, podrás relajarte, física y mentalmente, y podrás evitar causar accidentalmente sensaciones que disminuyan tu disfrute del sexo anal.

7. Usar una crema anal desensibilizante

Muchas personas usan cremas desensibilizantes para eliminar el dolor potencial del sexo anal, pero cualquier dolor es una señal que bien merece su atención.

El dolor es la forma en que el cuerpo te hace saber que algo está mal, y si te hace bien, el sexo anal no debería ser doloroso. El problema con estas cremas es que una vez que desensibilizas el área, no tienes el mismo nivel de sensación, por lo que no sabes cuándo hay que ajustar algo y se puede causar un daño real.

En lugar de usar una crema tópica, disminuye el juego anal y comienza con un dedo lubricado alrededor del ano antes de pasar a una penetración más completa. Ábrete paso gradualmente, haciendo una pausa para relajar cualquier músculo que se ponga tenso. Hacerlo no solo evita el dolor sino que invitará a la excitación y al placer.

Explorando el sexo anal juntos (o solos)

Si te interesa el sexo anal, ¡genial! Deberías hablar con tu pareja. También tienes la opción de probar juguetes anales en ti mismo para aprender más o prepararte para el sexo anal.    @mundiario