7 consejos para limpiar el desastre después del sexo

Mano / Pexels.com.
Mano / Pexels.com.

Aquí no se deja nada por fuera.

7 consejos para limpiar el desastre después del sexo

No importa lo divertido que sea el sexo, limpiar después es un verdadero fastidio. No hay nada más molesto que una mancha de semen gigante en el centro de tu colchón, o la sangre del período que salpica sobre tus sábanas como en una escena del crimen. ¿Qué se supone que debes hacer con estas manchas?, ¿cómo las lavas? ¿Qué productos usas? Y, lo que es más importante, ¿tratar una mancha de caca es diferente a una mancha de semen?

1. Conoce tus ingredientes

Lo primero que hay que saber es que el semen es una mancha de proteínas. Hay otros ingredientes ahí, pero la proteína es lo más difícil de limpiar. Si el semen ha caído sobre algo que no se puede tirar fácilmente en la lavadora, como un cojín del sofá o un futón, puedes tratarlo con la mano.

Utiliza productos que contengan peróxido de hidrógeno, que es una excelente manera de deshacerse de las manchas a base de proteínas en muchos tipos de telas. Primero, seca lo más posible, luego rocía las manchas, espera tres minutos y seca con un paño húmedo.

2. Lava tus sábanas de algodón o poliéster en agua caliente

Una vez que hayas terminado de tener relaciones sexuales, es posible que desees lavar tus sábanas. Sin embargo, hay algunas cosas que debe saber antes de meterlas en la lavadora. Lava tus sábanas y ropa de cama de algodón o polietileno con agua caliente, para que no se dañen. El líquido vaginal y el semen son manchas fáciles de eliminar de esos tejidos y cuanto más caliente esté el agua, mejor se limpiarán las sábanas.

Para las sábanas de satén y seda, tendrás que limpiarlas de manera diferente. No frotes la mancha. Usa agua fría para enjuagar las manchas primero y luego lava a mano con al menos dos galones de agua tibia o caliente con detergente.

3. Use la cantidad correcta de detergente

Lo creas o no, no quieres usar demasiado detergente. "Revise la lista de ingredientes y asegúrese de que tenga enzimas y un blanqueador óptico además de los productos de limpieza", dice Gagliardi. "Asegúrate de agregar la cantidad correcta. Usar demasiado puede causar un exceso de espuma, lo que amortigua la carga y reduce el rendimiento de limpieza ".

4. Limpiar las heces con cloro

Si estás involucrado en el juego anal, es probable que vayas a entrar en contacto con las heces… hey, sucede. Estás tratando con el agujero del que salen las heces, supéralo y sigue adelante para que puedas disfrutar.

Dicho esto, hay cosas a considerar cuando se trata de limpiar las sábanas que tienen materia fecal. Primero, enjuaga el exceso de sólidos con agua fría. Luego, lava las telas blancas con el agua más caliente recomendada en la etiqueta de cuidado, más una media taza de cloro. Una vez hecho esto, déjalas secar y échales un vistazo.

Pero recuerda, ¡el semen y el cloro no se mezclan! Si hay semen mezclado con la materia fecal, el blanqueador está prohibido.

5. Las manchas de sangre deben lavarse con agua fría

A veces, el sexo viene acompañado de una pequeña mancha, o quizás simplemente disfrutas del sexo en esa época. Mientras que el sexo del período es normal y saludable, puede hacer un número en tus sábanas. Es mejor usar un juego de sábanas más viejas y de mayor tamaño si tienes tu período, o tirar una toalla vieja debajo del lugar donde tienes relaciones sexuales.

Por desgracia, no siempre puedes prepararte para las sorpresas. La sangre ocurre a veces, especialmente en los casos en que no hubo suficiente juego previo. Es importante enjuagar primero la mancha de sangre con agua fría para extraer la mayor cantidad de sangre posible, y luego agregar un quitamanchas, como un polvo removedor de manchas. Déjalo reposar por 10 minutos y luego enjuaga con agua fría. Si la mancha es fresca, repite el proceso nuevamente y luego lava el artículo con agua tibia y detergente.

6. Limpia tus manchas de lubricante inmediatamente, de la manera correcta

Tener relaciones sexuales sin lubricante es como tener un Mule de Moscú sin cerveza de jengibre, no tan buena y probablemente incómoda.

Cuando se derrame el lubricante, o gotee sobre las sábanas, querrás adaptar la limpieza a los ingredientes del lubricante. Los lubricantes a base de agua y a base de aceite son bastante sencillos. Para la mayoría de las manchas de estos lubricantes, puedes hacer el proceso normal de lavado. Al igual que para limpiar las manchas de líquidos corporales, intenta secar el área manchada con una toalla de algodón blanco húmedo con una mezcla de agua fría y un detergente enzimático.

Cuando se trata de lubricante de silicona, las cosas son un poco más complicadas pero la eliminación es totalmente factible. Antes de lavar tus sábanas, querrás tratar el área. Se recomienda tratar previamente el área en tela seca con un quitamanchas general. A continuación, puedes aplicar un detergente enzimático o incluso un jabón sobre la mancha.

El lubricante debe limpiarse rápidamente de las telas. Si dejas que se fije una mancha de lubricante, es probable que se quede sin importar cuánto la laves.

7. Limpia tu colchón con bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno

Para los momentos en que las manchas se filtran a través de tus sábanas, hay algunas opciones para la limpieza.

Puedes usar una toalla de algodón húmeda sumergida en un detergente enzimático o con una pasta para quitar manchas combinando agua fría, detergente para platos, bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno. Se recomienda que trabajes desde los bordes exteriores de la mancha hacia adentro. Seca el área con la pasta y la mancha debería comenzar a desaparecer. Un consejo profesional: consigue un protector de colchón. Simplemente quítalo cada pocas semanas o meses y lávalo en la lavadora.

Cualquiera que sea tu problema sexual, hay una manera de evitarlo. Solo presta atención al tipo de mancha con la que estás tratando y ten paciencia con la limpieza.  @mundiario

 

 

7 consejos para limpiar el desastre después del sexo
Comentarios