Buscar

MUNDIARIO

5 tipos de orgasmos femeninos que debes conocer

¿Y tú, cuántos llevas?

5 tipos de orgasmos femeninos que debes conocer
Orgasmo femenino. / La Vanguardia.
Orgasmo femenino. / La Vanguardia.

Es bien sabido que la sexualidad femenina es mucho más compleja que la masculina. Esto se debe a que, generalmente, las mujeres necesitan de una estimulación extra para llegar al orgasmo. El caso es que cada mujer vive el clímax a su manera, y por ende, hay distintas maneras de llegar a él. Ahora, ¿cuantos tipos de orgasmos hay? A continuación, te presentamos 5 que deberías conocer:

1) Orgasmo clitoridiano: cuando el clítoris se excita, tiende a crecer en tamaño y salir de su capucha, por lo que se vuelve más sensible a los estímulos. Esta es, considerada por muchos especialistas, la manera más fácil de llegar al orgasmo ya que se puede lograr mediante la masturbación, aunque también puede darse a través del coito. La clave está en el roce, así que, en este último caso, busca las posturas adecuadas para ello.

2) Orgasmo anal: puede que al principio el sexo anal sea doloroso e incluso cuse cierto rechazo, pero una vez se domine no es tan difícil alcanzar este tipo de orgasmo. Hablamos de un éxtasis que se extiende por todo el cuerpo, ya que se contrae la musculatura anal. Tal como avisa el portal Salud180, es para las más atrevidas, pero lo vale.

3) Orgasmo de pezón: ¿sabías que es posible llegar al orgasmo estimulando esta zona del cuerpo? Probablemente hayas notado que tus pezones se ponen más firmes cuando la temperatura empieza a subir, y esto es una buena señal. Para provocarlos aún más, puede decirle a tu pareja que roce un pequeño trozo de hielo alrededor de ellos, incluso chuparlos y juguetear con ellos hasta el final.

4) Orgasmo vaginal: tal como su nombre lo indica, este tipo de orgasmo se siente en la cavidad vaginal y se extiende por todo el cuello uterino. La manera de obtenerlo es a través de la penetración vaginal después de estimular el punto G. Y no, no es necesario un pene de gran tamaño para lograrlo; basta con que tu compañero lo sepa utilizar probando movimientos circulares o cambiando de ritmo. 

5) Orgasmo del punto K: esta zona erógena no es más que la unión de la vagina con el útero o, dicho de otra manera, se encuentra en el área regional del cuello del útero, por lo que su acceso puede resultar un poco complicado. La sexóloga Bárbara Keesling, quien descubrió y bautizó el punto K, aconseja utilizar posturas que faciliten la penetración profunda. Así, la más conveniente en este caso sería: acostada, con las caderas ligeramente levantadas y manteniendo la espalda en la cama.

¿Y tú, cuántos llevas? @mundiario