3 formas realmente tangibles de practicar la atención plena durante el sexo

Pareja sensual. lelo.com
Pareja sensual. lelo.com

Hay tantas experiencias diarias que requieren que revisemos nuestros cuerpos...

3 formas realmente tangibles de practicar la atención plena durante el sexo

...Viajando en el metro, cepillando nuestros dientes, lidiando con el acoso callejero, al escuchar a tus compañeros de trabajo avergonzarse a sí mismos. Al final del día, cuando sea hora de volver a casa, conectarnos con nuestra pareja y estar presentes con nosotros mismos y con nuestros cuerpos, será difícil. 

El sexo nos exige estar dentro de nosotros mismos, escuchar nuestros deseos, sentir placer. También hay beneficios sexuales directos para esa presencia mental: los investigadores de la Universidad de Brown descubrieron que las mujeres que practicaron la atención plena durante tres meses pudieron conectarse más fácilmente con sus cuerpos y sus parejas. Respondieron a los estímulos sexuales más rápidamente (es decir, se excitaron más fácilmente) y se sintieron menos ansiosas o críticas hacia ellas mismos durante las experiencias sexuales.

Pero a pesar de todos los beneficios de entrar en un estado más consciente, después de un largo día de lo contrario, puede ser difícil cambiar de marcha y estar presente. Si tienes dificultades para mantenerte enfocado en las sensaciones que ocurren durante el sexo (ya sea con nosotros mismos o con otros), aquí hay algunas maneras en que podemos alentar a nuestras mentes y cuerpos a estar más en el momento en que estamos siendo sexuales:

1. Ten una conversación con tu pareja o contigo mismo sobre cómo te sientes actualmente

Haz un check-in previo al sexo como una forma de practicar la atención plena y desaprender las formas en que se nos ha enseñado el sexo. En lugar de dejar que el sexo se desarrolle sin nombrar los deseos, aquí podemos decir exactamente lo que queremos. Este es un acto tan poderoso en un mundo que impone expectativas poco útiles a las personas sobre el sexo: que las personas que se identifican como más femeninas o como mujeres deberían ser complacientes y poner sus deseos al final, o que las personas que se identifican como más masculinas o como hombres deberían ser más dominantes y no pueden ser vulnerables.

Esta conversación invita a la honestidad y vulnerabilidad. También requiere que miremos dentro de nosotros mismos y que le preguntemos a nuestro ser central (la versión más verdadera de nosotros) dónde están. Esta podría ser una conversación para preparar una fantasía candente. También podría ser una conversación para revelarte a ti mismo o a tu pareja dónde estás contigo mismo y tu relación con tu cuerpo en ese momento.

2. Durante las relaciones sexuales, revélate a ti mismo o a tu pareja qué sensaciones sientes

Cuando nos conectamos con nuestras sensaciones internas del cuerpo, estamos interactuando con la sensación sentida.

La sensación sentida es la interpretación de nuestro sistema nervioso de lo que está sucediendo. Es textura, temperatura y color, y básicamente cualquier palabra descriptiva que se nos ocurra. Entonces, en lugar de decir: "Eso se siente tan bien", ¡decimos lo que realmente se siente bien! Esta es también una forma de incorporar "hablar sucio" en el sexo. 

Si le resulta difícil encontrar palabras en el momento, escribe sobre lo que sentiste más tarde y cataloga esas sensaciones. Nuevamente, esto es genial con el sexo en pareja o con el sexo contigo mismo. Te mereces escuchar lo bien que te haces sentir también.

Esto también es útil si algo no se siente bien. Cuando nos registramos en nuestro sentido, también podemos sentir cuando algo no está bien. Tal vez eso pueda abordarse cambiando la forma en que se encuentra tu cuerpo, la presión o la profundidad, o tal vez sea una forma de saber cuándo debes detenerte y tomar un descanso. Puede ser muy difícil escuchar nuestro núcleo a través de todas las expectativas sociales sobre cómo "se supone" que debemos presentarnos para tener relaciones sexuales. Escuchar esas sensaciones corporales puede ser una forma de escuchar si nuestro cuerpo está disfrutando lo que está sucediendo y descubrir qué puede necesitar cambiar para que podamos.

3. Controla con tu respiración

¡El yoga no es el único lugar para respirar profundamente o permanecer con nuestra respiración! Puedes hacerlo por ti o por tu pareja durante el sexo!

Presta atención a tu respiración durante el sexo: ¿estás respirando profundamente?, ¿estás aguantando la respiración?, ¿te dejas exhalar y ser ruidoso o sofocas tu respiración y cualquier ruido auténtico?

Cuando estás en sintonía con tu respiración durante el sexo, ¡entonces puedes comenzar a jugar con ella! Cuando hacemos esto, nuestros músculos se tensan, como antes de un orgasmo; entonces puedes notar lo que es tomar esa gran exhalación y acomodarte en ti mismo. 

Otra forma de atraer el juego de la respiración: haz que tú o tu pareja contengan la respiración como una alternativa más segura a la restricción de la respiración (es decir, las manos sobre la boca o la garganta de alguien, lo que se puede hacer de manera segura pero tiene algunos riesgos obvios para la salud). Debido a que esto es sexo y no yoga, que te digan qué hacer o que le digas a alguien qué hacer puede ser muy bueno. 

Esas son solo algunas herramientas de atención plena que pueden hacer maravillas en el dormitorio para algunas personas. ¡Toma lo que funciona para ti y deja el resto! El objetivo no es "ser mejor" sino conectarse más profundamente contigo y con tu pareja. No hay una forma correcta de sentir o experimentar placer. No estás haciéndolo mal, y si este no es un lugar al que puedes ir durante el sexo, tampoco hay nada de malo en eso. Solo observa lo que funciona o no, y siente curiosidad por saber por qué.  @mundiario

 

 

3 formas realmente tangibles de practicar la atención plena durante el sexo
Comentarios