Voyager 1: las extrañas señales que emite la nave desconciertan a la NASA

Sonda Voyager 1 de la NASA. / NASA
Sonda Voyager 1 de la NASA. / NASA

Los científicos están “perplejos” ante los mensajes que reciben de la sonda que más lejos ha ido nunca. Se desconoce qué pudiera estar ocasionando las interferencias.

Voyager 1: las extrañas señales que emite la nave desconciertan a la NASA

La histórica sonda Voyager 1, que lleva 45 años volando a través del espacio exterior capturando imágenes inéditas de nuestros planetas vecinos, y desde hace 10 años más allá, ha sido el origen de un enigma que mantiene a los científicos en ascuas. La NASA está desconcertada porque la nave emite mensajes extraños, pero lo misterioso del asunto es que no hay señales de que se haya dañado.

Fue lanzada en 1977, pero a pesar de su alta edad la nave seguía funcionando con total normalidad, hasta ahora. Los ingenieros de la NASA se han dado cuenta de que el sistema de control y articulación de actitud (AACS) de la sonda está emitiendo datos extraños, que parecen ser aleatorios.

Así lo ha informado la agencia espacial estadounidense en un comunicado, donde especifican que los datos que envía la Voyager 1 desde el espacio no reflejan la realidad de lo que está sucediendo allá arriba. Sin embargo, todo parece indicar que funciona correctamente, por lo que se desconoce a ciencia cierta qué le puede estar afectando a más de 23.300 millones de años de la Tierra.

En concreto, sus científicos han descubierto que la nave recibe y ejecuta con éxito las instrucciones que se le envían desde el planeta Tierra. El AACS, el sistema que se encarga de mantener a la sonda y a su antena en la orientación adecuada, está brindando lecturas que parecen ser generadas al azar, telemetría basura, como le conocen en el ámbito científico.

No se ha activado el modo seguro de la nave

Las misiones Voyager 1 y Voyager 2 fueron lanzadas desde Cabo Cañaveral en 1977, con la meta puesta en conocer más detalles de Saturno, Júpiter y más allá. Estas naves fueron las que fotografiaron con gran detalle las nubes y remolinos de Júpiter, así como la composición de los anillos de Saturno.

“El equipo de la misión está buscando la fuente de un problema de datos del sistema”, asevera el Jet Propulsion Laboratory del Instituto de Tecnología de California, institución adscrita a la NASA que dirige las operaciones de las gemelas Voyager. Pero lo que más sorprende a los ingenieros es que este supuesto problema no ha activado el sistema de seguridad que tiene la nave, como ha ocurrido en el pasado.

El Voyager 1 viene integrado con varios de sistemas a prueba de fallos a bordo. De detectarse algún problema o amenaza, la nave entra en un “modo seguro” que sólo permite realizar algunas actividades esenciales hasta que los expertos den con la solución. De acuerdo con varios medios especializados en ciencia, si la NASA no descubre el verdadero inconveniente, se verían forzados a introducir cambios en el software o utilizar uno de estos sistemas de reserva, como ocurrió en 2017.

Desde el punto de vista de la gerente de proyecto de las Voyager, Suzanne Dodd, este misterio puede llegar a considerarse “normal” para estas altas instancias de la misión. Dodd ha enfatizado en que las Voyager se encuentran actualmente en el espacio interestelar, desde 2012 en el caso de la 1, un entorno de alta radiación que “podría” estar influyendo en la nave. No obstante, desde la NASA aseguran que continuarán trabajando en estos datos tan confusos hasta resolver el misterio.

Voyager 1: las extrañas señales que emite la nave desconciertan a la NASA
Comentarios