El uso indiscriminado de la calefacción también daña el aire

Recibos del hogar / La Nación
Recibos del hogar / La Nación

Si se usase la calefacción de una manera consciente, y con fuentes de energía limpias, se podría contribuir a reducir los niveles de contaminación urbana.  

El uso indiscriminado de la calefacción también daña el aire

No se trata solo de los coches. Sino que la calefacción también incide en la contaminación del aire, pero es un punto considerado por pocos. Hasta ahora, se ha considerado que recudir el tránsito de los coches de combustión puede reducir la contaminación.

Pues, se ha demostrado que los tubos de escape emiten los principales contaminantes urbanos, es decir, el dióxido de nitrógeno y el monóxido de carbono. Pero, más allá de esta exigencia, también es necesario promover un uso responsable de la calefacción.

La calefacción genera muchas emisiones 

De acuerdo con las estadísticas que maneja la Oficina Española del Cambio Climático, las emisiones que genera el uso de la calefacción y el agua caliente sanitaria llegan hasta un 20 % del total de las emisiones contaminantes que provienen del hogar.

Esto, en una vivienda de cien metros cuadrados, en la que vivan unas cuatro personas, se podría traducir como dos toneladas de CO2, anuales, así como otros gases contaminantes.

En el caso de los coches, se trata de media tonelada por cada 5.000 kilómetros recorridos, por lo que, los calentadores y calderas también se deben incluir al momento de tocar el tema sobre la contaminación urbana, pues, además de ser un problema medioambiental, también lo es de salud pública.


También te puede interesar:

4 ideas de decoración en el hogar para sentir bienestar


De acuerdo con la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), un 87 % de la población urbana de la Unión Europea (UE) se encuentra expuesta a unos niveles de contaminación del aire que sobrepasan los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el caso de España, no se cumple a cabalidad la legislación de la UE sobre la calidad del aire (Directiva 2008/50/CE). Por ello, la AEMA ha denunciado las más de 40. 000 muertes prematuras que han sido consecuencia de la contaminación urbana.

Aunque no se trate de renunciar a la calefacción, el llamado es para evitar el derroche energético y que se use con eficiencia. @isbeliafarias90210 en @mundiario
 

El uso indiscriminado de la calefacción también daña el aire
Comentarios