Buscar

MUNDIARIO

El uso de los antibióticos en bebés podría ocasionar que desarrollen diferentes afecciones, advierte un estudio

Alergias alimentarias, asma o problemas de peso son algunas de las afecciones que señala una reciente investigación sobre el uso de antibióticos en menores de dos años.
El uso de los antibióticos en bebés podría ocasionar que desarrollen diferentes afecciones, advierte un estudio
Bebé. / RR SS.
Bebé. / RR SS.

Los bebés menores de dos años que son tratados con antibióticos podrían desarrollar diferentes afecciones, según señala un reciente estudio publicado en la revista científica Mayo Clinic Proceedings. La investigación destaca afecciones como asma, alergias a los alimentos, problemas de peso, eccema, enfermedad celíaca, rinitis alérgica o trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El estudio asegura que tratamientos con antibióticos en los menores se asocian con el desarrollo de algunas afección a futuro. Serían enfermedades que varían según el género, el tipo de medicamento, la edad o la cantidad de dosis que recibió. 

"Queremos enfatizar que este estudio muestra una asociación, no una causalidad, de estas afecciones", ha declarado Nathan LeBrasseur, investigador del Centro sobre el Envejecimiento de la Clínica Mayo."Estos hallazgos ofrecen la oportunidad de enfocar la investigación futura para determinar enfoques más confiables y seguros para el momento, la dosificación y los tipos de antibióticos para los niños de este grupo de edad", afirma el experto.

Los científicos se encargaron de estudiar los datos de 14.500 niños que formaban parte del Proyecto de Epidemiología de Rochester, un proyecto que analiza los datos médicos de voluntarios de Minnesota y Wisconsin. Hasta un 70% de los menores recibió al menos un antibiótico, destacan en la investigación.

"Entre los niños que recibieron una o dos recetas, solo las niñas tenían un riesgo significativamente mayor de desarrollar asma y enfermedad celíaca en comparación con los no expuestos", dice el equipo en el estudio. "Por el contrario, recibir de tres a cuatro recetas se asoció con una mayor incidencia de asma, dermatitis atópica y sobrepeso en ambos sexos, TDAH y enfermedad celíaca en las niñas y obesidad en los niños".

Además, los menores que recibieron cinco o más recetas tenían "un riesgo significativamente mayor de desarrollar asma, rinitis alérgica, sobrepeso, obesidad y TDAH". Especialmente la penicilina se asoció a "un mayor riesgo de asma y sobrepeso en ambos sexos, enfermedad celíaca y TDAH en las niñas y obesidad en los niños, mientras que se asociaron con un menor riesgo de autismo en las mujeres".

¿Por qué ocurre? El equipo sostiene que se debe a la alteración de las bacterias en el intestino de un bebé, que son necesarias para el buen desarrollo del sistema inmunológico, el metabolismo o el desarrollo neuronal. Sucede que los antibióticos matan todas las bacterias y dejan al intestino sin la distribución adecuada del microbioma. 

Aún faltarían más estudios que corroboren esta investigación, pero ver las posibilidades no está demás. @mundiario