Las TIC se convierten en el motor de las revoluciones y transformaciones

Servidores informáticos. / Mundiario
Servidores informáticos. / Mundiario

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se equiparan a los inventos que provocaron un drástico cambio en las estructuras productivas en el siglo XIX.

Las TIC se convierten en el motor de las revoluciones y transformaciones

Si analizamos la globalización y las nuevas tecnologías, identificamos la globalización con una interdependencia económica creciente del conjunto de los países del mundo; estimulados por el aumento del volumen y variedad de transacciones transfronterizas de bienes y servicios, así como de capitales, tecnologías y personas. Dichos flujos, en buena medida, han sido provocados por shocks tecnológicos positivos, que afectan a las infraestructuras de comunicación y de transporte.

¿Estamos ante un cambio de era?, ¿dichos procesos nos conducen a una homogeneización de las ideologías económicas y a una convergencia de políticas macro-económicas y comerciales?, ¿la difusión rápida del conocimiento, sin costes, ha cambiado la forma de hacer negocios y de interactuar?

El sector de las TIC se caracteriza por su fuerte carácter innovador y por sus continuos cambios en la cadena de valor debido a la aparición de nuevos modelos de negocios y de avances tecnológicos. El reto de las empresas es competir en mercados que evolucionan a gran rapidez para poder capturar ese valor generado a lo largo de la cadenas. Las diferencias expresadas en las innovaciones tecnológicas dependen, en gran medida, de la capacidad de adaptación de los agentes económicos y sociales, por un lado; y de los gobiernos, por otro. Las TIC se equiparan a los inventos que provocaron un drástico cambio en las estructuras productivas en el siglo XIX. Constituyen, por tanto, el motor de las revoluciones y transformaciones. Su desarrollo encuentra un entorno más favorable en ciudades o áreas donde se producen economías de aglomeración.

Olas de la globalización

Contextualicemos. Antes de llegar al siglo XXI, con desarrollo de la inteligencia artificial, hemos pasado por tres olas de la globalización y de las tecnologías:

La primera, desde 1.400 a finales XVIII, con tres hitos: a) encuentro con América; b) la creación de la banca; c) el renacimiento de la ciencia. Los intercambios de larga distancia se limitaron a los bienes no competitivos con ofertas escasas y casi todo se centralizó en los países europeos, desde donde las técnicas de navegación actuaron como revulsivo tecnológico.

La segunda, desde el siglo XVIII hasta los comienzos del siglo XIX. La revolución industrial espoleó el comercio de bienes competitivos (textiles), hubo irrupción del transporte y comunicación, estimulados por la aperturas del Canal de Suez y de Panamá; se desarrolló el ferrocarril, llegó la invención del telégrafo y del teléfono, y emergió Norteamérica como potencia económica y comercial con rasgos diferenciadores.

En la tercera, el siglo XX incluyó bienes básicos y manufacturados, altamente diferenciados y basados en la incorporación de tecnología. También, el desarrollo de la aviación comercial, la aparición de la electrónica, nuevas tecnológicas (internet), etcétera. Fue una era asociada al desarrollo asiático.

Rasgos de la globalización

En este proceso de globalización observamos: 

• Compañías multinacionales: poseen presencia global y fundamentadas en el progreso tecnológico en el campo de la informática y las telecomunicaciones. Inciden en los emplazamientos, fragmentación de procesos de producción y tendencia en innovación en términos de preferencias técnicas. Algunas cooperan; otras se relocalizan y otras se deslocalizan. Actúan en mercados internacionales abiertos y libres en lo tocante a los flujos de intercambios de información, ideas, recursos. De ahí que emerjan los clusters (masa critica de empresas de características similares).

• Sistemas I+D+i. existe correlación positiva entre investigación y crecimiento. De ahí, la necesidad de centros que innoven. Aunque, por mor de las inversiones, están distribuidas geográficamente asimétricas. Menor proporción por parte de las empresas que van generando oportunidades diversas.

• Inversión directa extranjera. Proveniente de las multinacionales aprovechando las desregulaciones y la eliminación de barreras. La capacidad de un país está condicionada por sus apuestas de acceso al progreso tecnológico global.

• Aumento del la cuota del comercio internacional en el PIB: o sea, se incrementa la apertura comercial. Ha pasado del 17% en 1900; al 30% en 2003. Asimismo, ha cambiado la naturaleza de comercio: hoy más basado en cadenas de ofertas globalmente integradas que se esparcen por diversos países, organizadas por la expansión de la presencia de las multinacionales en países industrializados y en vías de desarrollo.

• Los avances tecnológicos: la innovaciones son esenciales en productos y procesos para explicar los aumentos de productividad y crecimiento económico. Se busca endogeneizar el cambio tecnológico para obtener rendimientos crecientes ante el cambio tecnológico. Los gobiernos deben fomentar las políticas activas, debido a la existencia de externalidades positivas en la difusión del conocimiento. Las redes de comunicación son básicas en la difusión del conocimiento para conectar empresas y hogares, y se desarrollan paquetes digitalizados de datos elementales en una economía en red (o de archipiélago) como la actual.

Un nuevo orden económico mundial

 Una primera interpretación nos lleva a valorar el papel de las TIC en el nuevo orden económico mundial como elemento impulsor.

• Las TIC comprenden las tecnologías que procesan, almacenan y comunican información. Se extienden y generalizan en empresas, administraciones públicas y en hogares.

• Hay consenso en el papel que desempeña la tecnología en la estimulación del crecimiento económico; a pesar de las amplias polémicas teóricas existentes.

• El desarrollo tecnológico se ha manifestado claramente en lo que atañe al emergencia y expansión de las TIC. Da lugar a lo que se conoce como Nueva Economía, Economía del Conocimiento o Sociedad de la Información.

Los rasgos de las TIC    

Definimos los principales rasgos de las TIC:

• Contribuyen a transformar los elementos fundamentales de la sociedad, facilitando la rapidez y la flexibilidad de los cambios; y en la forma de hacer negocios.

• Poseen capacidades para superar algunos de los tradicionales conflictos sociales de la sociedad; aunque no todos.

• Permiten entroncar el papel estructurante que cumple la tecnología en el proceso de desarrollo de los procesos productivos. Es una nueva economía.

• Suponen un avance técnico decisivo e irreversible. Su influencia es clave en el ordenamiento económico internacional.

• Influyen y alteran los aspectos relacionados con el salario, las condiciones de empleo y los requerimientos impositivos.

Desarrollo, expansión y aplicación

Cuatro serían los aspectos del desarrollo, expansión y aplicación:

• El uso intensivo de las nuevas tecnologías de la información está siendo un factor clave para mejorar la eficiencia y aumentar la productividad. También es palanca para la creación de riqueza y elemento impulsor de la globalización y transformación de la sociedad.

• El cambio tecnológico es un proceso social y no un acontecimiento ahistórico; aislado de otros factores de tipo económico o de proceso de configuración de poder.

• Existen relaciones causales entre cambio tecnológico y mejora de las condiciones sociales de la ciudadanía. Las TIC ofrecen posibilidades técnicas de hacer posible formas más democráticas, de acceso al conocimiento, de creación, en la toma de decisiones, en la promoción de la igualdad de oportunidades, de acceso a la red, o de los beneficios globales.

• No obstante, puede ser objeto de una oligarquización de la economía mundial; pues se insertan en porcentajes reducidos de la población que controla una parte creciente de recursos.   

Las potencialidades de las TIC

Distinguimos al menos ocho potencialidades de las TIC:

• Contribuyen a aumentar la eficiencia en toda la cadena de valor de la producción. Lo hacen a través de formas más flexibles en lo que atañen a la organización en red y al manejo de la información en tiempo real. Favorecen, con ello, la internacionalización de la inversión, producción, comercio y finanzas.

• Ofrecen oportunidades en materia de acceso, tratamiento y almacenamiento de información. Permiten trabajar en tiempo real, a escala mundial, y en organizaciones cada vez mas descentralizadas y estructuradas en forma de red, que se activan de forma flexible en función de las tareas específicas demandadas. Generan, pues, un nuevo sistema productivo.

• Permiten a las empresas y consumidores acceder a un mercado cada vez más grande y global; aumentar la productividad y eficiencia de las empresas; reducir los costes de transacción; disminuir los costes de inversión y favorecer el crecimiento y productividad de las pymes.

• Contribuyen a hacer más eficiente la búsqueda de empleo, posibilitando los emparejamientos laborales (concordancia entre oferta y demanda de empleo), alentando a reducir los coste asociados a la búsqueda de empleos y disminución del periodo de permanencia en situación de desempleo.

• Estimulan el cambio del modelo de negocio. Se aprovechan de las comunicaciones más rápidas, permitiendo aplicar (y burlar) las regulaciones nacionales e internacionales.

• Cambian el rol de los consumidores, pues el nuevo consumidor se convierte en más exigente y participa más en el diseño y distribución.

• Se modifican, por tanto, los sistemas de producción-distribución-consumo a la vez que la financiación. Aparece financiación nueva: colectiva o crowdfunding, disminuyendo los costes financieros y los riesgos de inversión.

• Existe una correlación entre los países de competitividad baja con aquellos que poseen menores niveles de expansión y cualificación digital.

Limitaciones económicas

Las limitaciones económicas de las TIC o los nubarrones serían al menos seis:

• Se ha desatado un creciente y desmesurado optimismo sobre la economía digital y sus posibilidades. Algunos ven sueños en vez de realidades. Las condiciones laborales y sociales siguen manteniendo los mismos problemas tradicionales. Los conflictos laborales son muy similares.

• Las TIC, al abrirse a la competencia internacional, reflejan una dualidad asimétrica y diversa entre la cualificación media y alta de las personas al igual que en términos de recompensa (incluidas remuneraciones).

• Las TIC son muy propensas a las dinámicas de deslocalización, ya sea de tareas cualificadas, ya sean vinculadas al diseño, consultoría o comunicación.

• Asimismo, los aumentos de productividad generados por las TIC no siempre se traducen en empleo. Esto es, podrían dar lugar a segmentaciones laborales.

• De ahí que los procesos de expansión digital podrían no ser lineales, como de antemano parecen.

• Existen problemas derivados de las brechas digitales; o sea, derivados del acceso a la red que inciden negativamente en las probabilidades de encontrar empleo o de ubicar empresas. Estamos, pues, ante la opción de una sociedad dual o de una sociedad hegemónica.

Dimensión estratégica

Sobre la dimensión estratégica-política de las TIC se aprecian estos rasgos:

• Las TIC juegan un papel importante en la configuración de los nuevos escenarios.

• Cada vez más economías emergentes exportan productos tecnológicos a las economías centrales.

• Ahora existe una intensa competencia internacional en el campo de las TIC. Las empresas se ubican allá donde existen menores costes laborales, menores impuestos, condiciones de trabajo más laxas, etc. Ciertos países se aprovechan de ello por medio de las ventajas comparativas inter-países.

• Parte de esta ventaja se debe a la presencia de empresas subsidiarias de compañías occidentales en las economías emergentes. Pero, también es cierto que, cada vez más, las empresas occidentales son adquiridas por inversores de capital asiático, lo que implica entrar en el ámbito de las transferencias tecnológicas.

• De ahí, la transcendencia que adquiere el hecho de las inversiones en I+D+i. Quien mejor aproveche este ratio mayor incidencia tendrá en el crecimiento económico y en mejorar su posición en el ámbito tecnológico.

¿Qué comprende el sector de las TIC?

El sector de las TIC está compuesto por las empresas que dedican sus actividades principales a la fabricación o a la prestación de servicios TIC entre los que se encuentran el comercio, las actividades informáticas y las telecomunicaciones:

•  Fabricación de componentes electrónicos. Fabricación de circuitos impresos ensamblados. Fabricación de ordenadores y equipos periféricos. Fabricación de equipos de telecomunicaciones. Fabricación de productos electrónicos de consumos. Fabricación de soportes magnéticos y ópticos.

• Comercio. Al por mayor, de ordenadores, equipos periféricos y programas informáticos, y al por mayor de equipos electrónicos y de telecomunicaciones y sus componentes.

• Actividades informáticas. De programación informática, actividades de consultorías informáticas, reparación de equipos de comunicación, reparación de ordenadores y equipos periféricos, gestión de recursos informáticos y edición de otros programas informáticos.

• Proceso de datos, hosting y actividades relacionadas. Edición de vídeojuegos.

• Portales webs. Otros servicios relacionados.

• Telecomunicaciones. Se incluyen las telecomunicaciones por cable, inalámbricas y por satélite, pero también otras actividades de telecomunicaciones. @mundiario

Las TIC se convierten en el motor de las revoluciones y transformaciones
Comentarios