El sistema inmune no ha perdido la batalla, aún se resiste a ómicron

Vacunación. / Archivo.
Vacunación. / Archivo.

Investigaciones preliminares en varios países detallan que las personas que han tenido el virus o que se han vacunado responden mejor a la variante.

El sistema inmune no ha perdido la batalla, aún se resiste a ómicron

Los primeros estudios sobre ómicron empiezan a salir a luz. Mientras que algunas investigaciones determinan que si es más contagiosa que la delta, no es más mortal; otras investigaciones preliminares realizadas en EE UU, Sudáfrica y Holanda demuestran que las personas que hayan tenido la covid con anterioridad o que estén vacunadas tienen más probabilidades de que su sistema inmune se resista a que el virus desarrolle una enfermedad grave.

Estos primeros estudios arrojan luz sobre la razón de por qué la variante está causando más hospitalizaciones y muertes en algunos países que tuvieron otro nivel de ‘golpe’ de las anteriores olas de la pandemia. 

En todas las investigaciones los expertos analizan las capacidades de los linfocitos, que son glóbulos blancos capaces de recordar los patógenos para borrarlos para siempre de nuestro sistema. Hay ciertos glóbulos blancos llamados CD8 capaces de acabar rápidamente con los virus antes de que estos sean capaces de ocasionar enfermedad alguna. Junto a ellos trabajan activamente los denominados CD4 que reactivan el sistema inmune tras una infección.

La Universidad de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, ha presentado un estudio que aún no ha sido revisado por pares donde determinan que los linfocitos personas vacunadas con Pfizer y Janssen o que habían sufrido la enfermedad con anterioridad, han mostrado entre el 70% y el 80% una mejor respuesta contra ómicron.

Por su parte, en EE UU un equipo dirigido por el inmunólogo Alessandro Sette estudió a 80 personas vacunadas con Moderna, Pfizer y Janssen. Las conclusiones de la investigación señalan que hasta el 80% muestran una respuesta intacta contra la variante.

El estudio de Holanda se centró en 60 pacientes y sanitarios que fueron vacunados con Pfizer, Moderna, AstraZeneca o Janssen. De nuevo, los resultados explican que los glóbulos blancos siguen siendo tan poderosos con ómicron como con otras variantes.

Pese a la buena noticia, los expertos detallan que son estudios preliminares y falta por ver cómo actúa durante el resto de la ola. Por ahora, ya un estudio especifica que es ómicron uno de los virus de más rápida propagación de la historia, por lo que no hay que bajar la guardia en caso de que la posible aparición de otras variantes sean así de rápidas y más mortales. @mundiario

El sistema inmune no ha perdido la batalla, aún se resiste a ómicron
Comentarios