La sequía histórica del segundo río más caudaloso de Suramérica permite cruzar caminando de Argentina a Paraguay

Río Paraná. / jatirado_oc
Río Paraná. / jatirado_oc

Es la peor situación hídrica registrada desde 1944.

La sequía histórica del segundo río más caudaloso de Suramérica permite cruzar caminando de Argentina a Paraguay

Se trata del río Paraná. El segundo río importante en el continente suramericano, luego del Amazonas, el cual se ha visto afectado por una fuerte sequía que ha afectado a las actividades económicas de la región, así como al paisaje mismo. En las redes sociales circulan las escandalosas e increíbles imágenes de cómo un grupo de personas cruza el río caminando desde Argentina hasta Paragua, en medio de piedras, en donde antes había agua.

Una de las personas que caminaban por donde quedaba dicho río en otrora, sostiene: “Estamos caminando sobre el lecho del río Paraná. Es realmente muy triste la imagen”. La bajante del curso hídrico hace posible que se observen las piedras que estaban al fondo del río.

Medidas para contrarrestar la sequía

Desde finales del mes pasado el gobierno de Argentina había advertido sobre el Estado de Emergencia Hídrica, declarando un período de 180 días en la región de la cuenta del río Paraná, en donde ahora se registra el peor descenso de sus aguas en los últimos 77 años.

Actualmente, la altura en el puerto de Paraná es de -32 centímetros, por debajo del nivel del mar, la peor cifra desde 1944 cuando llegó a -1,44 metros. Son muchas las provincias que se han visto afectadas. Ahora, el decreto presidencial 482/21 estableció una serie de medidas para “mitigar las consecuencias de la grave situación que genera la bajante”.


Quizá también te interesa:

Científicos encuentran a un dinosaurio gigante volador


Las organizaciones ambientalistas sostienen que las causas van más allá de la eventual sequía, pues, consideran que estas están relacionadas con la contaminación industrial, el cambio climático, la deforestación y otros factores de origen humano. @mundiario

La sequía histórica del segundo río más caudaloso de Suramérica permite cruzar caminando de Argentina a Paraguay
Comentarios