Rusia dejaría caer la Estación Espacial Internacional si no se levantan las sanciones

La Estación Espacial Internacional en órbita. / Pixabay
La Estación Espacial Internacional en órbita. / Pixabay

La estatal espacial rusa amenaza con cesar su participación con la NASA y la ESA, y corta el suministro de combustible para la Estación Espacial Internacional.

Rusia dejaría caer la Estación Espacial Internacional si no se levantan las sanciones

La guerra en Ucrania ha escalado a magnitudes cósmicas. Las tensiones entre Occidente y Rusia ya no se limitan a la Tierra, sino el espacio exterior, después de que la estatal espacial rusa, Roscosmos, asomara la posibilidad de abandonar a la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés), y dejar que caiga a la Tierra antes de lo previsto, como respuesta a las sanciones contra su Gobierno.

Así lo ha asegurado Dimitri Rogozin, director de la empresa espacial, quien rechazó las sanciones impuestas al Kremlin por EE UU y la Unión Europea y anunció que Rusia renunciaría a sus deberes en la ISS, que corresponden al posicionamiento en órbita y control de manejo de la base espacial.

Hoy hemos tomado la decisión de cesar las entregas de motores para cohetes producidos por Energomash a los EE UU. Permítanme recordarles que este suministro ha sido bastante intenso desde mediados de la década de 1990”, dijo Rogozin.

Las declaraciones surgieron horas después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, informara de que la imposición de las sanciones podría alcanzar otros aspectos no contemplados por su administración, como la compañía rusa, en contra de los anuncios realizados por la NASA, institución que no contemplaba congelar su cooperación con Rusia.

La despedida rusa

Rusia ha decidido también suspender su acuerdo de colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA), que incluía la cooperación internacional para planear los lanzamientos espaciales desde la base espacial de Kurú, en la Guyana Francesa, así como el retiro de los 87 técnicos, incluido su personal de lanzamiento, que actualmente trabajan en las instalaciones de la ESA.

La ISS siempre ha funcionado gracias a la colaboración de EE UU, Canadá, la Unión Europea, Rusia y Japón. La función que cumplen los cohetes rusos permite establecer y mantener a la ISS en órbita, que es también el suministro que el Kremlin ha ordenado suspender hasta que se le levanten las sanciones. Además, uno de los componentes de la ISS es un módulo de servicio ruso conocido como Zvezda.

“Si bloquean la cooperación con nosotros, ¿quién salvará a la ISS de una órbita incontrolada y de su caída en EE.UU. o Europa?”, aseguró Rogozin. A pesar de la amenaza, los científicos estiman que EE UU se ocupe de los deberes pendientes de Rusia, como mantener al laboratorio espacial en órbita, debido a que cuenta con la tecnología necesaria para ello y la ayuda de empresas privadas como SpaceX.

Proyectos al aire

Aunque la ISS pueda funcionar con las agencias espaciales remanentes, la deserción rusa de todo proyecto cooperativo espacial afecta fuertemente a los nuevos lanzamientos y misiones, que dependerían en su mayoría de cohetes rusos para su puesta en órbita. Tal es el caso de la misión de investigación astrobiológica, ExoMars, que durante 15 años se ha pospuesto y tenía previsto su lanzamiento para este 20 de septiembre.

La misión tiene como objetivo la recolección de muestras para conocer mejor el pasado del planeta rojo, y determinar si hubo vida alienígena en algún momento. Estaba siendo organizada por la ESA y Roscosmos, por lo que ahora su destino es incierto, a pesar de que tanto la Agencia Espacial Europea y la NASA hayan asegurado esta semana que “no tienen intenciones” de congelar sus relaciones con la estatal espacial rusa.. @mundiario

Rusia dejaría caer la Estación Espacial Internacional si no se levantan las sanciones
Comentarios