Riesgos de incendio: ¿por qué España podría sufrir su propia tragedia griega?

Los incendios forestales han incrementado su ferocidad. / RRSS
Los incendios forestales han incrementado su ferocidad. / RRSS

A pesar de que el país cuenta con buenos equipos de extinción, la inversión en gestión forestal no es la mejor. El combustible que Filomena dejo en el monte, sumado a la ola de calor en España, hacen que el país sea un polvorín.

Riesgos de incendio: ¿por qué España podría sufrir su propia tragedia griega?

En la mente persiste el dolor de Ritsopi Panayiota. Es una mujer de 81 años quien se vio obligada a abandonar su hogar, debido a la amenaza de las llamas en la isla de Eubea; ahora forma parte de las trágicas imágenes de los incendios que sufre Grecia este verano.

Pero, esta mujer podría ser española, pues la situación de calor extremo ha llegado al país, el cual se encuentra en máximo riesgo de sufrir incendios forestales. La situación es tan preocupante que la Generalitat de Cataluña ha prohibido el acceso a los espacios naturales más de doscientos setenta municipios.

Hasta el lunes, no se podrá acampar ni hacer deportes en la montaña. Se trata de una medida que en todo caso no impidió que el jueves se desatara un incendio en La Pobla de Massaluca (Tarragona), el cual obligó a evacuar de forma preventiva un camping y que ha afectado a más de treinta hectáreas.

La situación va a ir empeorando

De acuerdo con el secretario general del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales, Raúl de la Calle Santillana: “Estamos expectantes y muy preocupados porque la situación va a ir empeorando progresivamente hasta el domingo, las temperaturas van a seguir en alza y con ello el estrés hídrico en la vegetación hace que aumente también su combustibilidad”.

A los problemas que atañen a España cada verano, como el abandono rural y la falta de gestión forestal, más la escasez de lluvias, se suman los coletazos de Filomena. Tal como indica de la Calle: “Indudablemente la situación es más preocupante porque la gran nevada afectó a todo el centro peninsular, provocando una gran caída de ramas y árboles que no han sido retirados de nuestros montes. Si ha costado quitarlos de las ciudades, imagínate lo poco que se ha hecho en el campo. Y esas ramas se han convertido en combustible que ha quedado totalmente seco. Cualquier chispa puede iniciar un incendio y, por eso pedimos en su día que se declararan zonas de actuación urgente”.


Quizá también te interesa:

Ola de calor africana: los meteorólogos alertan de un fin de semana infernal


Según el ingeniero forestal: “lo que más predispone a una catástrofe de grandes dimensiones es el estado en el que se encuentra el medio natural que, por regla general, no está bien gestionado en España. Los lugares más peligrosos son aquellos en los que se han abandonado las prácticas agrícolas y ganaderas, y actividades como la recogida de leña. La superficie forestal en nuestro país está creciendo cada año, pero de forma caótica”, acotó. @mundiario

Riesgos de incendio: ¿por qué España podría sufrir su propia tragedia griega?
Comentarios