La "profecía" que se está cumpliendo

Manos simulando el Mundo./ Pexels.
Manos simulando el Mundo./ Pexels.

Ahora que la globalización ha muerto… ¿En qué mundo vive usted?

La "profecía" que se está cumpliendo

Si algo ha despertado mi interés en estos últimos años no ha sido la evolución de la Inteligencia Artificial ni la enorme revolución epigenética, sino esta "pequeña" teoría económica ya declarada allá en el año 2011 por D. Ignacio Errando Mariscal y un servidor en el foro Biocampus Genoma España. Su nombre: la teoría de los 6 mundos.

Lo cierto es que pasó casi desapercibida, pero a día de hoy tengo que confesar que todo lo expuesto se ha ido cumpliendo como si de una profecía se tratase. Ya sabe, existen personas que poseen el don de la anticipación y sin lugar a dudas, D. Ignacio Errando Mariscal era una de ellas.

Persona huraña, de dificultoso acceso, invisible en las redes sociales y primitivo en sus hábitos; seguro que si se enterase de que le he nombrado, me llamaría al orden... pero como le decía, no solía circular por estos espacios virtuales.

La teoría de los 6 mundos

La teoría de los 6 mundos tiene su base, tanto en la anatomía Celular y en la Biología Molecular, como en la Economía y en la Sociología. Por ello, hay que tener en cuenta que la consideración “económica y sociológica” es más una consecuencia que un origen.

Nos decía Errando Mariscal que se dan 3 condiciones que permiten la existencia de estos 6 mundos:

> El impacto de los agentes socio-económico-demográficos sobre los individuos pertenecientes a una sociedad cosmopolita y multi-desgarrada.

> La ausencia de respeto a las diferencias esenciales entre los individuos.

> La oferta de similares productos a pesar de la extremada y radical distancia psicosocial de los individuos.

Así mismo, postulaba que "la enfermedad de la sociedad no es el dinero sino el inadecuado reparto de los recursos”.

Por ello, entendimos que dicho reparto se hace de forma irregular e inapropiada a causa de la presión de diferentes grupos de intereses que obligan a la sociedad a desarrollarse sin un criterio uniforme.

Trabajamos durante años con la teoría de conjuntos para llegar a unas conclusiones que en su día fueron erróneamente atribuidas a F. Herzberg:

> Todos los individuos vivimos embutidos dentro de un mismo recipiente, comportándonos como un gas que lucha por salir al exterior. Si lo consiguiésemos, desapareceríamos.

> Chocamos con los límites del recipiente, siendo éste nuestra primera y única barrera infranqueable.

> Tensamos nuestras relaciones hasta extremos tales que nos debilitamos hasta el agotamiento, generando comportamientos insolidarios e isotópicos que arrastran a los individuos más debilitados a establecerse inmóviles en superficies exentas de energía.

> No todos los individuos gozamos de la misma situación a pesar de pertenecer al mismo biotopo.

Por todo ello, nos propusimos que nuestra labor sería conseguir que el individuo no se percatase de que estaba (y está) dentro de un recipiente.

Para una mayor claridad y comprensión me permito plasmar una breve escenificación de estos 6 mundos: 

> 1º mundo:
Colectivos o comunidades avanzadas capaces de establecer hitos con un claro componente tecnológico, generando expectativas superiores a las asumibles por la sociedad. Su modelo de actuación se basa en descubrir nuevas aplicaciones para poder exportar las ya obsoletas a otras comunidades menos desarrolladas y así mantener su posicionamiento privilegiado de manera aplastante a la vez que sigilosa. Su modelo demográfico se basa en la Exclusividad.

> 2º mundo:
Colectivos o comunidades avanzadas capaces de imitar e incluso adaptar las tecnologías emergentes para usos más domésticos o de menor trascendencia. Su modelo de actuación se basa en copiar e imitar los logros del 1º mundo, siendo incapaces de alcanzar el éxito con sus propias iniciativas. Su modelo demográfico atiende por igual a 3 capas: Élite, clase media/baja y desprotegidos.

> 3º mundo:
Colectivos o comunidades desesperadamente expectantes ante la posibilidad de usar, sin alcanzar a entender, aquellos modelos tecnológicos que consideran novedosos, cuando en realidad se trata de modelos básicos. Su forma de vida se basa en customizar dichos modelos para adaptarlos a su medio. Su demografía se centra en el  mestizaje y en la multiculturalidad.

> 4º mundo:
Comunidades o colectivos desahuciados ante la ausencia de un mínimo avance en la mejora de su nivel de vida. Se quedan a la espera de recibir propuestas en clave de limosna. Su modelo de actuación se basa en seguir aparentando dicha situación como permanente para seguir sobreviviendo. Su modelo demográfico se basa en 2 Capas: Élite minoritaria y Masa amorfa dependiente.

> 5º mundo:
Colectivos o comunidades aisladas que desconocen los avances tecnológicos. Alcanzan un nivel de fusión o mestizaje prácticamente nulo. Su modelo de actuación se basa en mantener sus rutinas, evitando un contacto directo y constante con el mundo exterior para no verse influenciado por los aspectos más tóxicos de las sociedades dominantes. Su modelo demográfico se basa en un  esquema de Tribu o Troupe.

> 6º mundo:
Colectivos o comunidades que disponiendo de todos los avances reflejados en el 1º y 2º mundo y siendo plenamente conocedoras de las rutinas implantadas en el 3º, 4º y 5º mundo, han decidido ralentizar el uso de dichos avances, formando una corriente restablecedora de los principios vitales, adaptando dichos avances a sus hábitos y no sus hábitos a dichos avances. Su modelo demográfico es Exclusivo múltiple.

Como puede apreciar, a medida que leemos las características de cada “Mundo”, encontramos reflejos de plena actualidad, quizás porque la construcción de la sociedad se asemeja a una estructura desordenada y caótica… pero nada más lejos de la realidad.
Las “células” (individuos) poseemos nuestro propio orden con una proyección múltiple y variada. Digamos que aprendemos comportamientos grupales que anulan nuestra identidad.

Por todo ello, dicha teoría nos lleva hasta la siguiente conclusión:

La sociedad se encuentra en un estado de descomposición tal, que las corrientes migratorias (de ideas, conceptos y personas) están totalmente descontroladas en múltiples e inexplicables direcciones. Ya no existen los “ciudadanos del mundo”, sino “ciudadanos de diferentes mundos, repartidos por el mundo”.

Ahora que la globalización ha muerto… ¿En qué mundo vive usted?

*Ignacio Errando Mariscal falleció en Colombia el 23 de mayo de 2019. Yo sigo aquí… @mundiario

La "profecía" que se está cumpliendo
Comentarios