Buscar

MUNDIARIO

El plástico de comidas se impone como la basura más abundante en las playas

El último informe de la organización Ocean Conservancy revela que, por primera vez en la historia, los envases, envoltorios y bolsas de comida superan el terrible récord de las colillas de cigarrillos, consideradas durante décadas como la peor amenaza para el mar.  
El plástico de comidas se impone como la basura más abundante en las playas
Océano contaminado por plástico. / Clubbingspain
Océano contaminado por plástico. / Clubbingspain

Ibed Méndez

Periodista.

Las colillas de cigarrillos ya son la mayor amenaza para las playas: el plástico de comida se impone como la basura más abundante en las aguas del mundo.

El último informe sobre la limpieza anual de playas de la organización Ocean Conservancy revela que, por primera vez en la historia, los envases, envoltorios y bolsas de alimentos superan el terrible récord de los filtros de cigarrillos.


Quizás también te interese: 

Un estudio confirma que las partículas de microplástico también están en nuestros órganosEl Atlántico se encuentra invadido por 200 millones de toneladas de plástico


 

Los datos del estudio son devastadores: en 2019 se recogieron más de 20,8 millones de toneladas de basura en las playas de 116 países, y más de 4,7 millones de estos son envoltorios individuales de plástico relacionados con comidas y bebidas (botellas, tapas, sorbetes, vasos, recipientes para llevar o bolsas).  

“Que los envoltorios de comida tengan el primer puesto simplemente subraya la inviable producción de envoltorios de comida y bebida desechables”, ha dicho el director del programa Mares sin basura de Ocean Conservancy, Nicholas Mallos.  

Y, por si los números no son lo suficientemente impactantes, los expertos han optado por ofrecer algunas comparaciones: la cantidad de cubiertos plásticos recogidos en las playas el año pasado representa una cena de tres platos para 66.000 tiburones. O un dato más: la suma de líneas de pesca recolectadas ayudarían a un ave marina a pescar desde 88,5 kilómetros sobre la superficie del océano. @mundiario