Buscar

MUNDIARIO

La tierra roza el límite de los 1,5 grados de calentamiento global

“Nos estamos acercando al umbral de temperatura que se fijaron los propios países”, advierte Francisco J. Doblas, jefe del departamento de Ciencias de la Tierra del BSC en referencia a los objetivos del Acuerdo de París.
La tierra roza el límite de los 1,5 grados de calentamiento global
Representación del calentamiento global. / Mundiario
Representación del calentamiento global. / Mundiario

Maira Perozo

Periodista.

La crisis climática del planeta no da tregua. Julio ha sido considerado el mes más caluroso en todo el mundo, desde que se llevan registros confiables.

En el 2019 y en el 2016 se vivieron sensaciones calurosas, de acuerdo con los datos difundidos este jueves por el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), dependiente de la Comisión Europea.


Quizá te pueda interesar

Así es el Galaxy Note 20, la nueva apuesta de Samsung enfocada en la productividad


Según esto, el calentamiento global ha sido constante y a un ritmo acelerado durante esta última década. A partir del año 2002 cada mes se registraron temperaturas superiores a la media.

Esto implica, que el planeta es ahora alrededor de un grado más cálido que en la etapa preindustrial, es decir durante el periodo 1850-1900. Sin embargo, cada vez se acerca más el punto en que se supere la frontera psicológica del grado y medio de calentamiento global respecto a esos niveles, uno de los límites que fija el Acuerdo de París.

Asimismo, en un estudio de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) publicado recientemente, se asoma que el planeta rebasa esa barrera del 1,5 en alguno de los próximos cinco años de media. Ese análisis, estuvo liderado por la Oficina Meteorológica del Reino Unido (Met Office) y participan una decena de instituciones internacionales, entre las que figura el Barcelona Supercomputing Center–Centro Nacional de Supercomputación (BSC), y advierte de que a medida que pasa el tiempo hay más posibilidades de que se supere ese límite.

Nos estamos acercando al umbral de temperatura que se fijaron los propios países”, advierte Francisco J. Doblas, jefe del departamento de Ciencias de la Tierra del BSC en referencia a los objetivos del Acuerdo de París.

El informe liderado por el Met Office, que parte de alrededor de 150 simulaciones informáticas en las que se tienen en cuenta las variaciones naturales y la influencia humana en el clima, concluye que existe un 24% de probabilidad de que en alguno de los próximos cinco años se llegue a ese umbral del 1,5.

Sin embargo, pese a la importancia de esa señal, los especialistas consultados rechazan que llegar a esa barrera durante algunos meses o años concretos pueda considerarse como que ya se ha incumplido del Acuerdo de París.  

"El objetivo de París persigue estabilizar el calentamiento global a 1,5 grados respecto al periodo industrial (1850-1900). Sus objetivos son climáticos, lo que quiere decir que se aplican a promedios en periodos de tiempo suficientemente largos, típicamente 30 años o más", considera David Barriopedro, investigador el Instituto de Geociencias del CSIC.

Es decir, la meta del pacto se refiere a que la temperatura no supere ese límite de los 1,5 de media en un periodo de varias décadas. “Ello no implica que las temperaturas se mantengan por debajo de 1,5 todos los años”, prosigue Barriopedro. Al tomar periodos largos lo que se persigue es evitar distorsiones causadas por fluctuaciones naturales, como ese fuerte fenómeno del Niño que disparó los termómetros en 2016.

Ya el IPCC, grupo internacional de científicos vinculado a la ONU que asesora a los países en materia de cambio climático, advirtió en un informe especial en 2018 de que ese objetivo climático de 1,5 grados se superará de forma estable entre 2030 y 2052 si el ser humano continúa con el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero.

No obstante, para evitarlo, se necesita que las emisiones globales caigan a un ritmo del 7,6% anual durante esta década, algo que en este momento no figura en los planes de los Gobiernos del mundo. El hielo marino de la región ártica se está encaminando en estos momentos hacia un nuevo mínimo histórico. El boletín del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) difundido este jueves resalta que la “extensión de hielo marino en el Ártico en julio de 2020″ fue un 27% menor a lo normal (tomando como referencia el periodo 1981-2020).

Los expertos pronostican que en septiembre se alcanzará el mínimo histórico de hielo marino en esta región debido a la baja producción en invierno y a las altas temperaturas en primavera y verano que favorecen su desaparición. Como consecuencia, la ruta marítima septentrional, a lo largo de la costa norte de Siberia, “estuvo en gran medida libre de hielo”, ha informado Copernicus. “Las temperaturas también se situaron considerablemente por encima del promedio en la región, así como sobre el archipiélago canadiense y el Océano Ártico central”, subraya este servicio dependiente de la Comisión Europea. @mundiario