Buscar

MUNDIARIO

Lo peor está por venir: la contaminación por plástico se triplicará en los océanos

Un informe de la Asociación Internacional de Residuos Sólidos alerta de que para 2040 el océano podría acumular hasta 600 millones de toneladas de residuos.
Lo peor está por venir: la contaminación por plástico se triplicará en los océanos
Océano contaminado por plástico. / Clubbingspain
Océano contaminado por plástico. / Clubbingspain

Ibed Méndez

Periodista.

Aunque la contaminación por plástico se encuentra en un punto crítico actualmente, los expertos han dejado claro que lo peor aún está por venir: para 2040 el océano podría acumular hasta 600 millones de toneladas de residuos, es decir, el peso equivalente a 3 millones de ballenas azules.

Un informe de la Asociación Internacional de Residuos Sólidos ha alertado que la cantidad de desechos plásticos que terminan en el océano y comprometen la vida marina podría triplicarse en los próximos 20 años.

Los números son devastadores: los datos publicados en la revista científica Science revelan que en unos años el mar podría ser víctima de unos 29 millones de toneladas de plástico por año; una cifra bastante alejada de los ya alarmantes 11 millones de toneladas que se registran actualmente.


Quizás también te interese:

Alarma ante la importante cantidad de mascarillas y guantes que acaban en el mar

El aire que respiramos también está contaminado por plástico: palabra de la ciencia


 

Pero… ¿es posible reducir dicho volumen? Los autores del informe son honestos: aunque es indispensable que tanto gobiernos, como industrias y ciudadanos tomen acciones para cambiar esta realidad, el vertido de plástico llegaría a reducirse tan solo en un 7% si actuamos de inmediato.

“Incluso si permitimos aumentos ambiciosos en el reciclaje y la recolección y la sustitución de materiales, todavía no podemos lograrlo a menos que congelemos la producción de plástico en los niveles de 2020”, ha afirmado Martin Stuchtey, cofundador de SystemIQ, una empresa comercial fundada para desarrollar modelos y mercados para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. “O las refinerías tienen que cambiar sus planes, o tenemos que reconocer que no hay forma de evitar el aumento de la contaminación del océano”, concluye. @mundiario