Buscar

MUNDIARIO

Parler busca volver tras el veto de Donald Trump en las redes sociales

En una demanda presentada la semana pasada contra Amazon, la plataforma Parler acusa a la compañía de Jeff Bezos de “violación antimonopolio" e "incumplimiento de contrato".
Parler busca volver tras el veto de Donald Trump en las redes sociales
Logo de la red social Parler. / RT
Logo de la red social Parler. / RT

Las redes sociales son un arma política muy efectiva. La plataforma que durante varias semanas sirvió de refugio para la retórica extremista del movimiento del ‘trumpismo’ en Estados Unidos ahora enfrenta problemas legales, financieros y administrativos que amenazan su existencia. Después del asalto armado al Capitolio de Washington DC, las autoridades del sistema de inteligencia estadounidense confirmaron que ese atentado se estuvo planeando durante meses en dicha plataforma, donde se propagaban mensajes extremistas basados en la falsa teoría de conspiración que su propio líder, el presidente saliente Donald Trump, infundió sobre un presunto fraude en las elecciones del 3 de noviembre. 

Y es que tras la suspensión de las cuentas del presidente estadounidense en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube, los seguidores de Trump migraron a redes sociales menos conocidas, pero con mucho menos o ningún tipo de control, como Parler, Gab y Telegram, donde se organizó un movimiento ultrarradical que sirvió de base para motivar a la población que considera a Joe Biden como un “presidente ilegítimo” y desconocer esa autoridad a través de los mensajes que insisten en ese llamado a “salvar a América”, que se ha convertido en negativo legado de Trump.

Google, Apple y Amazon, tres titanes de la tecnología y que, además, controlan el monopolio mundial del negocio de las redes sociales y de la tecnología de la información, eliminaron Parler de sus tiendas de aplicaciones y le suspendieron su servicio de alojamiento web, es decir, su dominio .com, con lo cual ya no podría seguir operando en ningún servidor de esas compañías para permanecer en el Internet. 

Pero esa pequeña red social, que apenas tiene un total de 10 millones de usuarios registrados, según la firma Sensor Tower, apuesta todo en una batalla legal contra los gigantes de la tecnología, que poseen los recursos financieros y jurídicos suficientes para salir librados de los tribunales y hundir a los directivos y accionistas de Parler. 


Quizás también te interesa:

Whatsapp retrasa sus nuevos términos para compartir datos de los usuarios con Facebook


En una demanda presentada la semana pasada contra Amazon, la plataforma acusa a la compañía de Jeff Bezos de “violación antimonopolio, incumplimiento de contrato e interferencia en las relaciones comerciales de la compañía con los usuarios” y ha solicitado a un tribunal federal en Washington una “orden de restricción temporal contra Amazon”, pues afirma que “violó su contrato al no proporcionarle un aviso de rescisión de 30 días”.

De esta forma, Parler se enfila en una batalla legal que tiene muchas probabilidades de perder, pero no se descarta que el ciudadano y empresario Donald Trump, una vez que salga de la presidencia de EE UU, considere la decisión de comprar esa red social para mantener la estructura de su movimiento antisistema con miras a un retorno a la Casa Blanca en 2024 bajo su fallido proyecto de Make America great again. @mundiario