La peores olas de calor registradas en todo el mundo

Personas acaloradas en una plaza. / Mundiario
Personas en una plaza. / Mundiario
Una nueva investigación ha determinado que no existen registros de que hayan existido épocas más calurosas que las que se viven en la actualidad. El futuro no es muy brillante.
La peores olas de calor registradas en todo el mundo

Durante el periodo estival parece que se ha convertido en costumbre vivir olas de calor casi insoportables que azotan a varios sectores del planeta. En España, por ejemplo, se registraron 47,2 ºC en Montoro en el año 2017, mientras que en Canadá los termómetros registraron 49,6 ºC en la localidad de Lytton. 

Un reciente estudio publicado en Science Advances determina que estas son solo algunas muestras de las peores olas de calor que se han registrado, pero existen casos más impactantes que quizás hayan pasado desapercibidas. 

El estudio fue liderado por expertos de la Universidad de Bristol, quienes ejecutaron una nueva metodología para cuantificar las olas de calor desde 1960. En total, cuentan hasta cinco olas de calor en diversas partes del planeta Tierra y que hasta ahora no habían sido tomadas en cuenta debido a que no causaron repercusión mediática. 

Para conseguir sus conclusiones, equipo realizó una división regional para tomar en cuenta las diferentes temperaturas según la zona. Con esa base, se calculó la temperatura máxima diaria promedio durante los periodos en que había más calor para finalmente dividir su importancia según el estándar a la media de las diferentes décadas.

"La ola de calor del oeste de América del Norte en 2021 será recordada por su devastación generalizada. Sin embargo, el estudio expone varios extremos meteorológicos mayores en las últimas décadas, algunos de los cuales pasaron desapercibidos, probablemente debido a que ocurrieron en países más desfavorecidos", expresó la autora principal del estudio, la Dra. Vikki Thompson. 

Según las estimaciones de los expertos, la peor ola de calor sufrida fue en abril de 1998 en el sudeste asiático donde se alcanzaron temperaturas de 32,8 ºC. Luego le sigue Brasil en noviembre de 1985, donde alcanzaron los 36,5 ºC y también hay que señalar los 38,4 ºC que se registraron al sur de Estados Unidos en julio 1980. El trabajo se centra en el extremo del calor con respecto a la variabilidad de la temperatura local. "Es importante evaluar la gravedad de las olas de calor en términos de la variabilidad de la temperatura local porque tanto los humanos como el ecosistema natural se adaptarán a esto, por lo que en las regiones donde hay menos variación, un extremo absoluto más pequeño puede tener efectos más dañinos", expresó la experta. 

Un futuro complicado

Las estimaciones de los expertos sobre el futuro no son más positivas. Sus proyecciones de modelo climático estiman que las temperaturas seguirán aumentado, por lo que habrán que tomar acciones futuras para el problema cuya fuente es el cambio climático. 

"El cambio climático es uno de los mayores problemas de salud global de nuestro tiempo, y hemos demostrado que muchas olas de calor fuera del mundo desarrollado han pasado en gran medida desapercibidas", afirma Dann Mitchell, profesor de Ciencias del Clima en la Universidad de Bristol, siendo citado por Nathional Geographic. "La carga del calor sobre la mortalidad a nivel de país puede ser de miles de muertes, y los países que experimentan temperaturas fuera de su rango normal son los más susceptibles a estos choques", agrega. Sin duda las conclusiones de los expertos son sombrías, pero de sobra conocidas y señaladas desde que el cambio climático pasó a ser un futuro para la sobrevivencia del planeta.  @mundario

Comentarios