Buscar

MUNDIARIO

¿Nuestro cerebro es más activo de día o de noche?

Un estudio firmado por la Universidad de Harvard ofrece detalles sobre el momento del día en que nuestro órgano motor realiza esfuerzos para fortalecer y crear nuevas conexiones entre neuronas.

¿Nuestro cerebro es más activo de día o de noche?
Cerebro. / Pixabay
Cerebro. / Pixabay

Ibed Méndez

Periodista.

Sorpresa: un cerebro 'dormido' no descansa… de hecho, es más activo precisamente en ese momento del día. Así lo ha dejado claro un estudio desarrollado por la universidad de Harvard, que ofrece pistas sobre el tiempo que se toma nuestro órgano motor para realizar esfuerzos que fortalecen y crean nuevas conexiones entre neuronas.

La investigación ofrece un dato clave: mientras nuestro cuerpo descansa, el cerebro retoma su capacidad completa. Esto significa que el acto de dormir es como una “inyección de impulso energético inicial”, gracias a que los químicos fundamentales de energía para las células aumentan mientras dormimos.  


Quizás también te interese: 

Un estudio revela que el cerebro de las mujeres es más activo que el de los hombres

¿Sabías que existe una neurona llamada Jennifer Aniston?


 

En concreto, los autores sostienen que los niveles de trifosfato de adenosina (un nucleótido fundamental en la obtención de energía celular) se mantienen en niveles ‘estables’ mientras una persona está despierta, pero todo cambia cuando llega la hora del descanso: los niveles de ATP, formado por una base nitrogenada (adenina) unida al carbono 1 de un azúcar de tipo pentosa, aumenta considerablemente para la noche. 

Entonces, ¿qué es exactamente lo que hace nuestro cerebro mientras dormimos? Estudios han demostrado que nuestro fascinante órgano continúa recogiendo información, pese a que no somos conscientes de ello: su gran plasticidad hace que acumule datos durante todo el día que son procesados al dormir.

Otras investigaciones sugieren que mientras descansamos, nuestro cerebro activa las áreas relacionadas con la creatividad y el aprendizaje; genera ideas abstractas, interpreta estímulos sensoriales, asocia ideas y también da respuesta a numerosos procesos biológicos.

Y un último dato interesante: mientras otras zonas de nuestro cuerpo permanecen menos activas, el cerebro trabaja para contribuir a que el líquido cefalorraquídeo arrastre las toxinas acumuladas durante el día en las células. @mundiario