Buscar

MUNDIARIO

Esta mujer podría ser la primera en curarse del VIH sin tratamiento médico

Loreen Willenberg, de 66 años y residente en California, contrajo la infección en 1992, pero un estudio reciente ha revelado que su organismo ha suprimido el virus sin medicamentos o trasplante de médula ósea.

Esta mujer podría ser la primera en curarse del VIH sin tratamiento médico
VIH. / Pexels.
VIH. / Pexels.

Ibed Méndez

Periodista.

Se llama Loreen Willenberg, tiene 66 años y su nombre es conocido entre los investigadores que estudian el VIH por un poderoso motivo: la mujer podría ser la primera persona en curarse de la infección sin medicamentos o trasplante de médula ósea.

De acuerdo con un estudio firmado por el Instituto Ragon, que reúne a científicos de la Universidad de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y el Hospital General de Massachusetts, el organismo de la paciente – con un diagnostico probado desde 1992-, ha suprimido el virus de ‘forma natural’.

La investigación detalla que los expertos han analizado más de 1.500 células de Willenberg, pero no han detectado la presencia de ningún genoma intacto del VIH, lo que sugiere que su sistema inmunológico habría hallado la forma de ‘aislar’ el virus en el organismo para que este no pudiera reproducirse.


Quizás también te interese:

Científicos confirman el caso del segundo paciente curado del VIH en el mundo

Detectado el primer caso con VIH que resiste a los diversos tratamientos hasta ahora conocidos


 

El análisis, publicado en la revista Nature, subraya que el descubrimiento ha tenido lugar en el marco de un estudio con ‘controladores de élite’: el 1% de las personas con VIH que pueden mantener el virus bajo control sin medicamentos antirretrovirales (ART).

Los científicos secuenciaron miles de millones de células de 64 de los participantes, las cuales fueron evaluadas en paralelo a las de otras 41 personas, que reciben medicamentos para contrarrestar el virus.

Los resultados demostraron que los depósitos virales (copias del material genético del virus introducido en el genoma de las células infectadas) de los controladores de élite, podrían ser incapaces de reactivarse, contrario a lo que ocurre en el caso de los individuos tratados con ART.

“Este grupo único de individuos me proporcionó una especie de prueba de concepto de que, con la respuesta inmunitaria del huésped, es posible lograr lo que, en términos clínicos, es una cura en realidad”, ha dicho Steve Deeks, experto en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) de la Universidad de California. @mundiario