Buscar

MUNDIARIO

Mi laboratorio de Química, el ejemplo de un juego para estimular al alumnado

Mediante el estímulo de la curiosidad científica y la utilización de juegos, se puede enseñar que la ciencia es divertida desde bien temprano.
Mi laboratorio de Química, el ejemplo de un juego para estimular al alumnado
Juego Mi laboratorio de Química, de Clementoni. / Mundiario
Juego Mi laboratorio de Química, de Clementoni. / Mundiario

Claudia Silver

Colaboradora.

A todos los países les gusta tener premios Nobel entre sus filas, pero son pocos los países que acceden a esos niveles. Cuando se habla de cliencia, todo se complica incluso más. Aún así, España tiene dos, uno en el ámbito de la medicina, Santiago Ramón y Cajal, por haber definido la estructura de las neuronas y del cerebro, y otro, Severo Ochoa, por haber descubierto la ARN polimerasa, enzima clave en todas las investigaciones genéticas posteriores.

Pero ya hace años de todo eso, de ahí la conveniencia de desarrollar los recursos basados en la gamificación como una herramienta útil para que el alumnado trabaje asignaturas como Física y Química u otras afines mientras se divierte. De hecho, son cada vez más los juegos que hay para preparar esta disciplina desde casa. Por ejemplo, con Mi laboratorio de Química, de Clementoni. En definitiva, mediante el estímulo de la curiosidad científica y la utilización de juegos, se puede enseñar que la ciencia es divertida desde bien temprano.

Mi laboratorio de Química es un juguete en español, un auténtico laboratorio científico para descubrir los secretos de la química a través de más de 120 experimentos. Permite consultar la tabla periódica y estudiar la clasificación de los elementos. Su kit contiene tubos de ensayo, gafas de seguridad, pipetas y todos los instrumentos de laboratorio necesarios para convertir a cualquier niño o niña en un auténtico químico, capaz de descubrir el PH de los alimentos comunes como limones, manzanas y otros pueden encontrar en sus casas.

Dos advertencias: no es apto para niños menores de 36 meses y contiene un juguete, por lo que se recomienda la vigilancia de un adulto. @mundiario