Un fósil demuestra cómo los cocodrilos se alimentaban de los dinosaurios

Ilustración del cocodrilo 'asesino' devorando un dinosaurio. / Universidad de Nueva Inglaterra AUS.
Ilustración del cocodrilo 'asesino' devorando un dinosaurio. / Universidad de Nueva Inglaterra AUS.

El cocodrilo “asesino” prehistórico encontrado en Australia con huesos en su estómago comprueba que sí, cazaban dinosaurios para cenar.

Un fósil demuestra cómo los cocodrilos se alimentaban de los dinosaurios

Por primera vez los científicos han encontrado evidencia “indiscutible” que confirma que los cocodrilos cazaban y se alimentaban directamente de los dinosaurios para cenar. Así lo ha confirmado un fósil de este animal hallado en Australia, con restos de un bebé dinosaurio en su estómago.

Un fósil de una nueva especie de cocodrilo, descubierta en las formaciones rocosas de Vinton, en el estado de Queensland, se convirtió en el segundo fósil conocido que se halla con su última comida sin digerir en el interior de un cocodriloforme, una taxonomía que engloba a las especies animales cercanas a los cocodrilos, los caimanes y sus ancestros.

Fue bautizado como Confractosuchus sauroktonos, aunque es vulgarmente conocido por los científicos como el “cocodrilo roto asesino de dinosaurios”, de acuerdo con el líder paleontólogo que dirigió el descubrimiento, Matt White de la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia.

El hallazgo fue hecho por radiografías

El “asesino de dinosaurios” fue encontrado en 2015 por primera vez. Sin embargo, cuando realizaron los escaneos 3D preliminares de los restos, los paleontólogos se dieron cuenta de unas peculiares formaciones en su interior. “Encontré un pequeño hueso enterrado que parecía como un hueso de pollo, con un gancho en él. Pensé de inmediato en que era un dinosaurio”, relató Joseph Bevitt, coautor del estudio.

Después de realizarle diversos escaneos y radiografías a los restos, se logró replicar la estructura ósea del reptil. Una vez se logró este paso, los investigadores procedieron a desmontar los sobrantes, picándolos con diversos instrumentos hasta que adquirieron un tamaño que le permitía a los equipos sacar imágenes en alta resolución en su interior.

Las placas determinaron que en el estómago del cocodrilo se había hallado su última comida. Ya era un logro en sí, pues sólo un fósil de cocodrilo ha sido encontrado con su alimento antes de digerir en todo el mundo. “Los resultados fueron asombrosos, nos pudieron dar un panorama entero del cocodrilo y su última cena, un parcialmente digerido dinosaurio juvenil”, ha destacado Bavitt.

Para verificar la información del estómago, el equipo comprobó sus muestras a través de varias pruebas con la composición de plantas y rocas halladas también en el interior del animal. “La química de la roca nos dio la evidencia”, sentenció.

El mito es verdad

No es común encontrar fósiles como este. White calculó que la preservación se encuentra entorno al 35 %, con la mayor parte de su cráneo en buen estado. “Los dientes están intactos”, revela el investigador. Utilizando rayos-x para determinar qué traía en el interior, se dieron cuenta de que había muerto con su última comida aún sin digerir.

Tiene 93 millones de años de antigüedad, corresponde al periodo Cretácico y medía al menos unos 2.5 metros, un poco menos que un caimán hembra promedio (3 metros). La especie vivió hace más o menos entre 104 millones de años y 92.5 millones, en las desafiantes tierras australes.  

Yacimiento donde se encontró al cocodrilo 'asesino' de dinosaurios. / Universidad de Nueva Inglaterra AUS.
Yacimiento donde se encontró al cocodrilo 'asesino' de dinosaurios. / Universidad de Nueva Inglaterra AUS.

Acerca del dinosaurio en su interior, los paleontólogos determinaron que su estructura y huesos corresponden con un ornitópodo bípedo, un herbívoro que caminaba en dos patas. Aseguran que podría tratarse de una especie desconocida, pero que debido a la descomposición parcial de sus restos es más difícil de determinar. Este hallazgo puso fin al mito de que los cocodrilos cazaban dinosaurios, originado en las marcas de mordiscos que algunos huesos de dinosaurios hallados tienen, que corresponden con las fauces de estos reptiles prehistóricos.

De acuerdo con las estimaciones científicas, el cocodrilo habría fallecido repentinamente en una inundación, que lo habría arrastrado hacia el fondo de un río, donde fueron encontrados sus restos, preservados presuntamente entre el lodo, la roca y las bacterias del lugar. @mundiario

Un fósil demuestra cómo los cocodrilos se alimentaban de los dinosaurios
Comentarios