Buscar

MUNDIARIO

Este estudio revela que los espermatozoides no se mueven como creíamos 

La investigación basada en una técnica de microscopía 3D de última generación y matemáticas, confirma que en realidad hemos sido víctimas del engaño del esperma.
Este estudio revela que los espermatozoides no se mueven como creíamos 
Espermatozoides. / Pexels.
Espermatozoides. / Pexels.

Ibed Méndez

Periodista.

Sorpresa: los espermatozoides no nada moviendo sus colas de un lado a otro como hemos creído durante siglos. Así lo ha dejado claro un estudio basado en una técnica de microscopía 3D de última generación y matemáticas que, además, confirma que en realidad hemos sido víctimas del engaño del esperma. 

La teoría del movimiento del esperma fue presentada por el holandés Antonie van Leeuwenhoek hace más de 340 años. El comerciante había creado un poderoso microscopio compuesto que permitía observar la eyaculación; y con el que pudo concluir que los espermatozoides “se movían hacia adelante debido al movimiento de sus colas como las de una serpiente o una anguila nadando en el agua”. 

Y aunque durante siglos cientos de científicos estudiaron y defendieron el hallazgo de Leeuwenhoek, un informe mucho más completo, moderno y complejo ha llegado para echar abajo el descubrimiento.  


Quizás también te interese: 

Los óvulos tienen la capacidad de ‘elegir’ el esperma que puede fecundarlos


 

Para llegar a esta conclusión, investigadores del Departamento de Matemáticas de la Ingeniería de la Universidad de Bristol, Reino Unido, en colaboración con expertos de México; han desarrollaron una cámara capaz de tomar imágenes a nivel microscópico a más de 55.000 cuadros por segundo. 

La novedosa técnica de imagen (que también estuvo acompañada de un ambiente fluido de baja fricción para que los espermatozoides nadaran), posteriormente fue comparada con fórmulas matemáticas complejas para crear un modelo de su movimiento. 

¿El resultado? Sorprendente: los espermatozoides en realidad se desplazan girando sus colas de forma asimétrica en una dirección, mientras rotan sus cabezas al mismo tiempo. Lo que significa que el descubrimiento de Leeuwenhoek, sí, realmente fue una ilusión óptica. 

“Los espermatozoides son criaturas muy descaradas. Nuestra nueva investigación usando microscopía 3D muestra que todos hemos sido víctimas de un engaño del esperma”, ha dicho el autor del estudio, Hermes Gadelha, jefe del Laboratorio de Polimatías de la Universidad de Bristol. “Los espermatozoides humanos se dieron cuenta de que si rodaban mientras nadaban, como las nutrias juguetonas moviéndose en espiral en el agua, su movimiento unilateral se promediaría y nadarían hacia adelante”, añadía. “La rotación de los espermatozoides es algo muy importante. Es algo que permite que los espermatozoides recuperen una simetría y realmente puedan ir en línea recta”.

Pero… ¿por qué esto es importante? Los autores del informe son claros: es posible que el movimiento de rodamiento “oculte algunos aspectos sutiles sobre la salud de este esperma o qué tan bien puede viajar rápidamente”. @mundiario