EE UU trabaja en una estrategia para que Huawei se quede sin microprocesadores

450_1000
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de fondo, el logo de la compañía tecnológica china Huawei / RR SS.
La compañía no tendrá la posibilidad de colocar sistemas operativos a sus dispositivos con sello occidental. Esos softwares son los más cotizados en la región donde China prevé expandirse más, América Latina.
EE UU trabaja en una estrategia para que Huawei se quede sin microprocesadores

La tecnología es el nuevo campo de la Guerra Fría entre las dos potencias que controlan el capitalismo global. Estados Unidos quiere que su mayor rival no tenga la capacidad de expandir su infraestructura digital en Occidente, con la que puede generar mecanismos de control social, político y económico en el hemisferio de la potencia norteamericana.

Es por ello que Estados Unidos sigue presionando sin tregua a Huawei, una de las empresas tecnológicas chinas de más proyección internacional pero que Washington considera un brazo del Ejército y del Partido Comunista Chino (PCC), al imponer nuevas medidas que “dificultan la capacidad de la compañía para conseguir microprocesadores”, según anunció el Departamento del Tesoro de EE UU.

Esto implica que Washington ha limitado la capacidad de Pekín para comprar en el mercado internacional occidental tecnología en chips y nanotecnología procedente de EE UU y algunas potencias europeas, como Alemania, pero también de una potencia que es aliada de la Casa Blanca y está en Asia; Japón, vecino de China y la tercera economía más importante del mundo. 

“Las medidas adoptadas hoy impiden que microprocesadores u otros componentes producidos por otras empresas pero realizados en parte o totalmente con software o hardware estadounidense sean adquiridos por Huawei”, anunció el Gobierno de Donald Trump.

Por lo tanto, Huawei no tendrá la posibilidad de colocar sistemas operativos a sus dispositivos con sello occidental. Esos softwares son los más cotizados en la región donde China prevé expandirse más, América Latina, lo que le haría perder miles millones de dólares.

Entretanto, Pekín no ha respondido, pero no se descarta que también anuncie restricciones a las importaciones de dispositivos tecnológicos ensamblados en China o piezas electrónicas de mano de obra china en respuesta a la estrategia aislacionista y de la perenne guerra comercial que Washington mantiene incluso en medio de una pandemia. @mundiario

EE UU trabaja en una estrategia para que Huawei se quede sin microprocesadores
Comentarios