Educar al mundo para hacer frente al cambio climático

Estudiantes aprenden sobre cambio climatico. / ClimaLab
Estudiantes aprenden sobre cambio climatico. / ClimaLab

Lamentablemente no todos los estudiantes y la ciudadanía en general de hoy reciben las herramientas y los conocimientos adecuados para poder actuar por el planeta. 

Educar al mundo para hacer frente al cambio climático

Cuando hablamos de educación, debemos asumir que aún somos analfabetos para enfrentar los desafíos climáticos del siglo XXI, es decir, equilibrar nuestro ser racional, formarse para la vida y convivir en un entorno armónico.

El 45% de los documentos educativos hacen poca o ninguna referencia a temas ambientales como la sostenibilidad, el cambio climático y la biodiversidad. Menos de la mitad de esos documentos mencionan el cambio climático; y solo el 19% hace referencia a la biodiversidad. Esto debe cambiar.

Un ejemplo a seguir

Italia fue el primer país del mundo en introducir por Ley la educación que aborda el cambio climático y la sustentabilidad de manera obligatoria en todos los niveles. 

El Ministro de Educación opinó que, “A medida que la conciencia pública sobre el cambio climático crece, es importante que los sistemas públicos asuman la responsabilidad de educar a los más jóvenes sobre sus consecuencias”.

Pre-COP 26

Del 17 al 19 de mayo de 2021 se celebró la Conferencia Mundial sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible, organizada por la UNESCO donde surgió la “Declaración de Berlín sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible”

Entre los compromisos se destaca el de integrar la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS),  en todos los niveles de la educación y la formación, desde la primera infancia hasta la educación terciaria y de personas adultas; incluida la enseñanza y formación técnica y profesional (EFTP), así como en la educación no formal y el aprendizaje informal, de modo que todas las personas tengan oportunidades de aprendizaje permanente a lo largo de toda la vida para el desarrollo sostenible.

Se debe empoderar a las juventudes como agentes de cambio para lograr el desarrollo sostenible, creando oportunidades de aprendizaje y de participación ciudadana.

El aprendizaje transformador de las personas y el planeta es necesario para nuestra supervivencia y la de las futuras generaciones. El momento de aprender y de actuar en defensa de nuestro planeta es ahora.

La Declaración completa fue llevada a la COP26 y se puede leer abriendo el siguiente link.

Educación en la COP26

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore destacó en la apertura de la COP 26 que, “Todos los gobiernos deben impartir educación climática a los niños y jóvenes para que éstos puedan contribuir y participar de forma significativa en la política y la acción climática”.

Según los docentes encuestados por la UNESCO, afirmaron que “la inmensa mayoría no están familiarizados con las pedagogías adecuadas y sus enfoques de la enseñanza sobre el clima no son adecuados para la enseñanza en línea”

Aprende por nuestro planeta, actúa por el clima

> Nosotros, Ministros de Educación y Ministros responsables de abordar el cambio climático de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), adoptamos conjuntamente esta declaración con motivo de la COP26 en Glasgow, Reino Unido.

> Reconociendo el papel fundamental que desempeñan la educación y el aprendizaje en la transición hacia un futuro positivo para el clima y la urgencia de incorporar las consideraciones climáticas en todos los niveles de la educación, nos comprometemos a colaborar e invertir en la educación para un futuro sostenible.

> Nuestro compromiso se deriva de la evidencia presentada en el Sexto Informe de Evaluación publicado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) que confirma la inequívoca influencia humana en el calentamiento global y la continua aceleración de la degradación ambiental global. 

> En Glasgow nos reunimos para examinar cómo la cooperación interministerial puede mejorar la asociación de múltiples partes interesadas a nivel de país para lograr una transformación socioeconómica para la resiliencia climática.

> Recordando el artículo 6 de la CMNUCC y el artículo 12 del Acuerdo de París, damos la bienvenida a la adopción de la Declaración de Berlín sobre Educación para el Desarrollo Sostenible, así como la Declaración de Catania de los Ministros de Educación del G20 que enfatizan la importancia de la educación para abordar la crisis climática y promover la sostenibilidad y el nuevo programa de trabajo de la COP26 sobre Acción para el empoderamiento climático. Celebramos la organización del evento Youth4Climate en Milán, Italia, como parte de la Pre-COP, y la conferencia simulada Mock COP26 en 2020, subrayando las voces y el activismo de los jóvenes ante la emergencia climática.

> Acogemos con beneplácito el progreso logrado en los últimos años para movilizar la educación para abordar el cambio climático. Sin embargo, reconocemos las grandes lagunas que quedan para brindar a todos los conocimientos, habilidades, valores y actitudes necesarios para participar de manera efectiva en la transición hacia sociedades climáticamente positivas. Reconociendo que el cambio climático y el clima extremo ya impactan el sistema educativo en los países en desarrollo, socavando la seguridad de los niños y los maestros, y el acceso a la educación básica. 

Nuestro compromiso

1. Reconocemos la educación como un proceso de aprendizaje de toda la sociedad que puede dotar a todos con los conocimientos, habilidades, valores y actitudes necesarios para tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático.

2. Nos comprometemos con la integración de la sostenibilidad y el cambio climático en los sistemas educativos formales, incluso como componentes básicos del plan de estudios, en las directrices, la formación docente, los estándares de exámenes y en múltiples niveles a través de las instituciones.

3. Asimismo, nos comprometemos con la integración de la sostenibilidad y el cambio climático en la formación profesional, las actividades de sensibilización e información pública y otras áreas de aprendizaje no formal e informal. Consideramos fundamental apoyar las actividades extra escolares orientadas a la sostenibilidad.

4. Nos comprometemos a mejorar la colaboración multisectorial y de múltiples partes interesadas con una asociación sólida entre nuestros sectores de educación y medio ambiente.

5. Nos comprometemos a trabajar con el sector privado y a apoyarlo para que cumpla con sus responsabilidades con las economías verdes y neutrales en carbono, lo que requiere una fuerza laboral en sintonía con la sostenibilidad.

6. Nos comprometemos a trabajar con diversas partes interesadas, incluidos los jóvenes, para garantizar que las políticas y los cambios propuestos respondan adecuadamente a las necesidades y experiencias vividas de todas las comunidades.

7. Nos comprometemos a destacar la educación y el aprendizaje dentro de los esfuerzos de adaptación, incluidos los planes nacionales de adaptación (NAP) y las medidas de reducción del riesgo de desastres (RRD), y a aumentar nuestros esfuerzos para garantizar que nuestros sistemas educativos sean resilientes frente al cambio climático. 

8. Nos comprometemos a hacer avanzar las disposiciones de esta declaración, incluso, según corresponda, a través de compromisos específicos dentro de nuestros respectivos mandatos y en nuestras áreas de responsabilidad, teniendo en cuenta nuestras necesidades, capacidades, recursos disponibles y prioridades nacionales, y a medida que continuamos con nuestro compromiso urgente, trabajar para las disposiciones del Acuerdo de París. Acordamos revisar nuestro compromiso conjunto antes de la COP27.

Conclusiones

La educación puede contribuir a transformar el comportamiento de las personas para que adopten un estilo de vida más sostenible.

“El aprendizaje es clave para encontrar soluciones y crear un mundo más sostenible. La educación transformadora es la solución a largo plazo para ayudar a cambiar la forma en que vivimos y cuidar nuestro planeta”, asevera la UNESCO.

La Asociación Amigos de los Parques Nacionales solicita a los gobiernos que, los fondos destinados a programas ambientales deberían contar con una partida destinada específicamente a la Educación Ambiental formal, con alcance de permanencia -en las currículas- y no temporaria como suele ocurrir de corto alcance. En respuesta a lo expresado en la - MOCK COP26- por el Delegado de Argentina ("Deja de decirnos, a los jóvenes, que somos el futuro, y sigues sin hacer nada"). @mundiario

Educar al mundo para hacer frente al cambio climático
Comentarios