Descubren que los osos pandas marrones deben su color a una mutación

Qizai, panda marrón en China. / RR.SS
Qizai, panda marrón en China. / RR.SS
La secuenciación del genoma de los pandas marrones y su comparación con otros pandas reveló una alteración recesiva autosómica que se hereda de ambos padres, aún si son blancos y negros.
Descubren que los osos pandas marrones deben su color a una mutación

En 1985, el mundo presenció el primer avistamiento de un oso panda marrón, desatando conjeturas sobre su singularidad. Ahora, después de décadas de misterio, científicos han revelado los secretos genéticos detrás de este fenómeno único. El análisis del pelaje de dos osos panda marrones y el genoma de 227 pandas, en su mayoría blancos y negros, ha identificado una mutación genética responsable de su distintivo color. Estos raros pandas se encuentran en peligro, estimándose su población en apenas un centenar.

El primer oso panda marrón, conocido como Dandan, fue observado en el zoológico de Xi'an, China, en 1985. Aunque sus intentos de reproducción resultaron infructuosos y su línea genética se extinguió, avistamientos posteriores en las montañas Qinling revelaron la existencia de más pandas marrones. El estudio detallado de dos de estos ejemplares, Qizai y Dandan, ha proporcionado respuestas.

El análisis del pelaje de los pandas marrones reveló la presencia de menos melanosomas, orgánulos responsables de la síntesis de melanina en las células de la epidermis, en comparación con los pandas blancos y negros. Además, los melanosomas de los osos marrones eran un 55 % más pequeños. Esta diferencia en la pigmentación del pelaje llevó a una investigación genética más profunda.

La secuenciación del genoma de los pandas marrones y su comparación con otros pandas reveló una mutación recesiva autosómica en el gen Bace2. Esta mutación se hereda de ambos progenitores, aunque estos sean pandas blancos y negros. La deleción de 25 pares de bases en el inicio del gen Bace2 se identificó como la posible causa de este fenotipo único.

Para confirmar la influencia de esta mutación, los científicos utilizaron la técnica CRISPR para modificar genéticamente ratones de laboratorio, resultando en un cambio de color del pelaje a marrón. Aunque los osos pandas marrones Qizai y Dandan han mostrado un desarrollo y reproducción normales, los investigadores señalan que aún no se comprenden completamente los posibles impactos fisiológicos de esta mutación.

Este descubrimiento, publicado en la revista científica PNAS, proporciona información valiosa sobre la genética detrás del color único de los osos pandas marrones, contribuyendo al conocimiento de la variabilidad genética en esta icónica especie en peligro de extinción. @mundiario

Comentarios