Buscar

MUNDIARIO

Científicos descubren la primera bacteria que puede alimentarse de metal

Un equipo del California Institute of Technology (Caltech) ha confirmado accidentalmente que existen microbios que obtienen sus calorías del manganeso. 
Científicos descubren la primera bacteria que puede alimentarse de metal
Bacterias. / Pixabay.
Bacterias. / Pixabay.

Ibed Méndez

Periodista.

Luego de más de cien años de teorías y sospechas, los científicos finalmente han confirmado -por accidente- que existe una bacteria que se alimenta y obtiene sus calorías del metal. Así lo ha dejado claro un estudio firmado por un equipo de microbiólogos del California Institute of Technology (Caltech).

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista Nature, el descubrimiento ha tenido lugar mediante un experimento no relacionado, para el que se ha utilizado un tipo de manganeso, es decir, un elemento químico común y libre en la naturaleza.


Quizás también te interese:​

Científicos diseñan una bacteria capaz de alimentarse de CO2

El aire que respiramos también está contaminado por plástico: palabra de la ciencia


 

Todo comenzó cuando el Dr. Jared Leadbetter, profesor de microbiología ambiental en Caltech en Pasadena, California; cometió el ‘error’ de dejar un frasco de vidrio cubierto con la sustancia “para remojarlo en el agua del grifo en el fregadero de su oficina”. El experto detalla que olvidó el recipiente en el lugar y posteriormente se fue a trabajar fuera del campus durante varios meses. 

¿El resultado? Sorprendente: cuando Leadbetter regresó al sitio encontró el frasco cubierto con un material oscuro. “Pensé, ‘¿Qué es eso?'”, recuerda el responsable de la investigación. “Comencé a preguntarme si los microbios tan buscados podrían ser responsables, por lo que realizamos pruebas sistemáticamente para resolverlo”, añadía.

El análisis de los investigadores confirmó que aquel revestimiento negro encontrado en el frasco era, nada más y nada menos, que manganeso oxidado. El estudio sugiere el óxido había sido generado por bacterias que probablemente se encontraban en el agua del grifo.

“Hay evidencia de que los familiares de estas criaturas residen en el agua subterránea, y una parte del agua potable de Pasadena se bombea de los acuíferos locales”, apunta Leadbetter. “Un aspecto maravilloso de los microbios en la naturaleza es que pueden metabolizar materiales aparentemente poco probables, como los metales, produciendo energía útil para la célula”, subraya. 

Por último, los científicos destacan que la investigación ha dado luz sobre un proceso quimiosíntesis, en el que la bacteria puede usar manganeso para convertir el dióxido de carbono en biomasa.

“Este descubrimiento de Jared y Hang llena un vacío intelectual importante en nuestra comprensión de los ciclos elementales de la Tierra, y se suma a las diversas formas en que el manganeso, un metal de transición abstruso pero común, ha dado forma a la evolución de la vida en nuestro planeta”, concluía, por medio de un comunicado, el profesor de geobiología en Caltech, Woodward Fischer. @mundiario