Científicos descubren un espectacular fenómeno sobre el Polo Norte

Huracán espacial. / Qing-He Zhang-Nature
Huracán espacial. / Qing-He Zhang-Nature
Según científicos es la primera vez que se observa algo de este tipo y por eso se decide hacer un estudio específico.
Científicos descubren un espectacular fenómeno sobre el Polo Norte

En el momento en el que el Sol emite una ráfaga de partículas cargadas hacia nosotros, aparecen unas auroras preciosas: lazos de luces brillantes en el cielo, cerca de los polos magnéticos norte y sur. Pero de vez en cuando, se encuentra sobre el Polo Norte una zona un tanto oscura de luces aurorales. No estaba claro qué eran estas luces ni qué las producía, sobre todo porque han aparecido durante periodos tranquilos de actividad solar. 

Un equipo internacional de científicos podría haberlo averiguado por fin. Estas zonas podrían ser auroras boreales que rotan en una espiral poco ortodoxa similar a la forma de un huracán, un fenómeno que el equipo ha denominado “huracán espacial”. 

Cuando se unen diversos datos recopilados por un programa de satélites de la Guerra Fría, los investigadores detectaron un estallido de las emisiones aurorales sobre el Polo Norte observado con un nivel de detalle sin precedentes.  

En este sentido se detalló en un estudio publicado en febrero en Nature Communications, una aurora inusual que apareció en 2014 sobre el polo norte tenía un “ojo” con “vientos” muy fuertes de gas ionizados que se movían a su alrededor como si fuera un vórtice. Duró unas ocho horas, midió casi mil kilómetros de diámetro y se extendió desde su base a 96 metros sobre el nivel del mar hasta 800 kilómetros de alto, llegando al espacio, según da a conocer National Geographic en este artículo 

Las zonas aurorales como aquella observadas antes de 2014 también podrían haber sido huracanes espaciales. De ser así, significaría que el fenómeno de 2014 no es un nuevo descubrimiento per se. Pero, según el coautor del estudio Kjellmar Oksavik, investigador de física espacial en la Universidad de Bergen, en Noruega, “esta es la primera vez que hemos visto que realmente se trata de un huracán, en forma, tipo y comportamiento”. 

A la espera de huracanes espaciales  

A lo largo de los últimos tiempos, el autor principal del estudio Qing-He Zhang, de la Universidad de Shandong en China, ha observado minuciosamente los datos satelitales con sus alumnos para tratar de encontrar fenómenos interesantes en la atmósfera superior.  

Uno de esos conjuntos de datos se obtuvo debido al Programa de Satélites Meteorológicos de Defensa, creado originalmente por Estados Unidos en los años sesenta para rastrear la meteorología mundial y ayudar a las fuerzas armadas del país a planificar operaciones militares. 

Zhang dio a conocer que, como existen entidades similares a los huracanes en las nubes de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno —por ejemplo, la Gran Mancha Roja de Júpiter—, así como en la Tierra, sentía curiosidad por saber si podría haber algo similar en las atmósferas superiores de los planetas. La Tierra, rodeada de satélites, parecía un buen lugar para empezar a indagar. 

Los satélites ya han detectado zonas aurorales sospechosas sobre el polo norte magnético, pero esos ojos en el cielo nunca han contado con las órbitas ni las cámaras adecuadas para vislumbrar más que un simple borrón.  

Detalle de los satélites  

Sin embargo, los satélites militares estadounidenses orbitan mucho más lejos de la Tierra y transportan instrumentos que pueden avistar estas auroras con claridad.  

Aunque esta configuración es perfecta para hallar un huracán espacial, no fue tarea fácil para los investigadores, ya que no sabían cuándo eran más propensos a aparecer ni cuáles eran las características principales de un huracán espacial. “No sabes lo que estás buscando”, afirma Oksavik. 

Esos satélites detectaron un punto auroral ciclónico que giraba justo encima del polo norte magnético el 20 de agosto de 2014, que además se parecía a un huracán. Pero la actividad solar de la época no concordaba.  

La alineación del campo magnético extendido del Sol no era propicia para una aurora intensa y el viento solar —la corriente de partículas y magnetismo que emite el Sol al espacio— se desplazaba lentamente y carecía de muchas partículas cargadas. @mundiario 

 

 

 

 

Científicos descubren un espectacular fenómeno sobre el Polo Norte
Comentarios