El cambio climático dispara la Xylella, la bacteria que destruye olivos en el Mediterráneo

Olivos. / RR SS.
Olivos. / RR SS.
Hace 10 años que se detectó por primera vez la bacteria Xylella fastidiosa en Europa. Hasta el siglo XXI se consideraba que este patógeno solo se encontraba en el continente africano.
El cambio climático dispara la Xylella, la bacteria que destruye olivos en el Mediterráneo

Un estudio reciente del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (IFISC), en colaboración con el Consejo de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat de les Illes Balears (UIB), ha revelado cómo la bacteria Xylella fastidiosa, responsable de devastar millones de plantas al obstruir sus tejidos, está aprovechando el cambio climático para expandirse. Esta investigación, que también contó con la participación del Instituto de Física de Cantabria (IFCA), ha analizado la propagación de la bacteria en los últimos 20 años y proyecta su futuro en diversos escenarios de calentamiento global.

Según los resultados del estudio, un aumento de más de 3 °C en la temperatura media global sería un "punto de inflexión en el riesgo" de que Xylella fastidiosa afecte a vegetaciones mediterráneas como olivos, almendros y viñedos, y podría expandirse más al norte de Europa. Manuel Matías, científico del IFISC-CSIC-UIB y autor principal de la investigación, subraya la influencia crucial del cambio climático en la distribución y proliferación de enfermedades en plantas a nivel mundial.

Un problema creciente

La Xylella fastidiosa fue detectada en Europa por primera vez en 2014, tras ser considerada hasta entonces un patógeno exclusivo del continente africano. En Estados Unidos, esta bacteria es conocida por causar la enfermedad de Pierce en la vid, lo que genera pérdidas millonarias anuales en el sector vitivinícola. Las plantas infectadas producen frutos de baja calidad y sus hojas se decoloran y caen.

En Europa, los brotes han sido transmitidos principalmente por insectos del grupo de los cicádidos, como Philaenus spumarius. La rápida propagación de la enfermedad ha destruido cultivos en Italia y ha obligado a arrancar miles de almendros en las Islas Baleares y Alicante.

Impacto en el sur de Europa

El estudio detalla cómo el aumento de las temperaturas está expandiendo la distribución de la Xylella fastidiosa en el sur de Europa, especialmente en la región mediterránea. Francia, Italia y Portugal son los países más afectados. Aunque la disminución del insecto vector es marginal en algunas zonas, su nicho ecológico podría aumentar en áreas continentales o montañosas de Europa.

Un análisis de la superficie en riesgo por país muestra que, con un aumento de 1,5 °C, Portugal y Grecia enfrentarían un mayor riesgo de contagio, incrementándose significativamente con un aumento de 4 °C. España, el segundo mayor productor de vino, mantendría un riesgo similar a los niveles actuales, aunque las zonas con denominación de origen, como el Penedés en España y la Toscana en Italia, estarían en serio riesgo con un aumento de más de 2 °C. @mundiario

Comentarios