AirTags: diseñados para el bien, pero usados para el mal

AirTag. Apple.
AirTag. / Apple.

El típico caso de cómo la tecnología puede salirse de control si no la usas de la forma correcta. En este caso el dispositivo de Apple es utilizado para seguir a personas.

AirTags: diseñados para el bien, pero usados para el mal

Existe una línea muy fina alrededor de los aparatos tecnológicos y el cómo usarlos. La tecnología llegó para hacernos la vida más fácil, para avanzar y lograr cosas sorprendentes a través de ella… pero eso es una utopía, ya que la tecnología también es usada para cosas no tan brillantes. El último ejemplo es el de los AirTags.

¿Qué son?

Se trata de un pequeño dispositivo redondo cuya imagen no despierta ningún temor. Su función consiste en encontrar cualquier objeto personal que pueda perderse de forma sencilla. Es decir, las llaves de la casa o el carro, también una maleta en el aeropuerto o incluso tu billetera.

Apple lo describe así en su página oficial: “te ayuda a encontrar tus cosas muy fácilmente. Pon uno en tus llaves y otro en tu mochila para que siempre puedas ver su ubicación en la app Encontrar. Además, esta app también te permite localizar tus dispositivos Apple y mantenerte en contacto con tus familiares y amistades”.

Una tecnología genial que ayuda a encontrar objetos, así de sencillo pero las cosas se están poniendo algo oscuras, al menos así lo dejan saber las últimas denuncias ocurridas en EE UU. Resulta que la policía ha recibido los reportes de varias mujeres que descubren un seguimiento de terceros a través de los AirTags.

 

Las denunciantes aseguran que reciben una alerta tardía de parte de su móvil donde pueden ver que las han estado siguiendo. Al ingresar en la información, les muestra su última ruta hasta que llegan a sus casas y finalmente la tercera persona apaga el dispositivo para que no puede ser rastreado.

Aunque han denunciado a la policía, realmente no se ha podido hacer mucho. Apple confirma el uso del dispositivo para rastrear a personas, pero no pueden ubicar el lugar en donde está. Algunas de las denunciantes creen que el aparato está en algún lugar de sus coches, pero según la información de la BBC la mayoría no habían logrado dar con el AirTags.

El detalle es que muchas de las mujeres que han denunciado ser seguidas por terceros, lograron darse cuenta gracias a que poseen un iPhone, por lo que muchas otras personas que no poseen tecnología iOS podrían estar siendo seguidas sin saberlo. El dispositivo avisa a sus dueños si detectan la presencia de una actividad de rastreo de parte de un AirTag no registrado. Además, el pequeño aparato haría un ruidoso pitido luego de haber estado separado de su dueño por un periodo de tiempo alargado. Por último, las personas que utilicen Android tendrán que descargar la aplicación Tracker Detect que les permitirá saber si hay uno de estos dispositivos cercas y lo están rastreando.

 

La aplicación para los móviles Android ha sido descargada cerca de 100.000 veces, cuando hay más de 3.000 millones de dispositivos Android activos en todo el mundo, según Google Play. Lo que deja saber que solo una pequeña parte de la población se enteraría que los están siguiendo.

De igual forma, surgen criticas del sonido que emite el dispositivo. Lo cierto es que apenas emite un pitido de 60 decibeles. Puede quedar silenciado si queda debajo de una almohada, por ejemplo, o si la persona que te sigue lo coloca debajo del parachoques de un coche donde será imposible escucharlo. Además, empieza a sonar alrededor de ocho horas después, un tiempo más que suficiente para que un tercero conozca la ubicación exacta de la vivienda de quien sigue. Quedará por ver si Apple logra mejorar las brechas de seguridad o por el contrario, deciden descontinuar un dispositivo que parece inofensivo pero que podría causar un daño muy grave.

AirTags: diseñados para el bien, pero usados para el mal
Comentarios