Buscar

MUNDIARIO

Secuestran, maniatan, violan y prostituyen a una mujer en el centro de Madrid

La pesadilla de esta mujer comenzó cuando se quedó en la calle.

Secuestran, maniatan, violan y prostituyen a una mujer en el centro de Madrid
Chabolas junto a rascacielos en Madrid, una clara muestra de la desigualdad extrema.
Chabolas junto a rascacielos en Madrid, una clara muestra de la desigualdad extrema.

La Policía Nacional detuvo a diez personas de diferentes nacionalidades, quienes presuntamente están implicadas en el delito.

Las personas bajo arresto responderán por delitos de prostitución, amenazas graves, violación, detención ilegal y pertenencia a una organización criminal, debido a las torturas a las que sometieron a una mujer de origen nicaragüense, de 31 años, durante dos semanas.

Algunas de las nacionalidades de los hombres, cuyas edades oscilan entre los 61 y 69 años, son de origen rumano, español, búlgaro, iraní y marroquí. La mayoría de ellos cuenta con antecedentes policiales.

La interminable pesadilla de la mujer, quien se había quedado sin hogar, terminó el día viernes cuando logró escapar de sus captores y detuvo a una patrulla de la Policía Nacional. A partir de ese momento, las detenciones de los implicados comenzaron de manera inmediata.

Tras haberse quedado en la calle, un “bondadoso” hombre mayor le había ofrecido cobijo en una chabola ubicada en la calle Bailén, pero, al llegar allí, el sujeto la violó y le robó sus pocas pertenencias. El resto de las personas que estaban en el lugar, solo fueron espectadores. Nadie hizo nada para ayudar a la mujer.

A este hombre, más bien, se sumaron otros, quienes la ataron de pies y manos. Así, en la noche la mujer permanecía atada y de día era llevada a un piso ubicado en la calle Ballesta, en donde la forzaban a prostituirse, bajo amenazas, para luego quedarse con el dinero.

Fue un milagro el que la mujer pudiese escapar durante un descuido de los delincuentes y detener, en estado de conmoción y shock, a una patrulla de los Grupos de Atención al Ciudadano de la Policía Nacional, quienes le prestaron la atención inmediata.

La mujer relató que el hombre que inicialmente le había ofrecido cobijo solía golpearla con unos guantes de boxeo y luego la obligaba a maquillarse para cubrir las marcas en su rostro.

Pero, además de estos guantes de boxeo, encontrados por la policía, la mujer también era amenaza con martillos, destornilladores y machetes, mientras permanecía atada a una de las paredes de la chabola. @isbeliafarias90210 en @mundiario