Buscar

MUNDIARIO

Así desarticulan una red de traficantes de armas en España

21 personas han sido detenidas por la Policía. Al mismo tiempo, las autoridades efectúan registros e incautaciones en 15 provincias.

Así desarticulan una red de traficantes de armas en España
Coche de la Policía Nacional. / @policia
Coche de la Policía Nacional. / @policia

Maira Perozo

Periodista.

La Policía Nacional desarticula una red de traficantes de armas en España, extendida en 15 provincias. Durante el procedimiento se ha incautado, incluso, un lanzagranadas C90.

De la misma manera el equipo de la Policía Nacional que practicó el procedimiento ha detenido a 21 personas y ha registrado entradas y registros en inmuebles de 15 provincias.


También te puede interesar

Detenido un hombre tras golpear a un tendero para robarle cervezas y chuches en Madrid

Pánico tras hundirse una terraza donde colocaron una piscina hinchable de 8.000 litros


El operativo se monta para desmantelar una de las redes de traficantes de armas más importantes del país. En los diferentes dispositivos, se han intervenido 731 armas de fuego, una parte de ellas, de guerra. Desde la instancia policial, trascendió que una de las especialidades de la organización era, mediante talleres clandestinos, modificar o rehabilitar armas de fuego, en algunos casos para convertir una simulada en una plenamente operativa o mediante kits convertir otras en automáticas.

 

Para la modificación de ciertas armas, "se hacían valer del método de la canibalización", procedimiento que en el argot policial consiste en la utilización de piezas procedentes de diferentes armas de fuego para la creación de armas completas”, señala la Policía Nacional.

La acción fue comandada por diferentes brigadas provinciales de Información. En total, han sido 32 los registros practicados, en los que, además, de armas y abundante munición, se han encontrado granadas de mano o minas anticarro.

La Policía inicialmente detectó varias operaciones de compraventa de piezas para armas o armas completas de un traficante de Málaga que, se comprobó, tenía una extensa red de contactos por toda España. Y de ese hilo fueron tirando los agentes para desmantelar la banda delictiva. Si se trataba únicamente de piezas, explica la policía, se realizaban envíos postales con declaración de contenido ficticio. No obstante, si las transacciones incluían armas de guerra completas, se llevaban a cabo citas presenciales con medidas de seguridad.

En ese sentido, las autoridades creen haber desarticulado la organización, pero ahora quedan flecos de investigación sobre las conexiones internacionales. La Policía Nacional recuerda que Europol tiene entre sus prioridades la prevención del uso de armas de guerra entre los grupos de crimen organizado. @mundiario