Buscar

MUNDIARIO

Asesinan a balazos al autor del programa de Irán de construcción de una bomba nuclear

Otra potencia amenazante para la seguridad mundial ha sido nuevamente neutralizada y cohibida de avanzar con sus planes de inducir un estado de guerra a nivel global. Esta movida táctica representa una posible coordinación entre los servicios de inteligencia de EE UU e Israel.
Asesinan a balazos al autor del programa de Irán de construcción de una bomba nuclear
Mohsen Fakhrizadeh, ex líder del Programa Nuclear de Irán y autor intelectual de su presunto plan de construcción de una bomba atómica / RR SS.
Mohsen Fakhrizadeh, ex líder del Programa Nuclear de Irán y autor intelectual de su presunto plan de construcción de una bomba atómica / RR SS.

Las tensiones entre dos grandes pesos del complejo esquema de poder en la región más inestable y peligrosa del planeta, el Medio Oriente, podrían agravarse con otro atentado a una pieza clave en la teocracia de la República Islámica de Irán. Y es que el padre, líder y autor intelectual del programa iraní destinado a la construcción de una bomba nuclear, Mohsen Fakhrizadeh, ha sido asesinado este viernes en Teherán, la capital del país persa. 

Este hecho lo dio a conocer hoy en un comunicado el Ministerio de Defensa iraní y fue difundido a nivel nacional por la cadena estatal PressTV. Numerosas agencias internacionales ya se han hecho eco de este impactante ataque sobre una nación que representa, junto a Corea del Norte, una amenaza a la seguridad global. Aunque ningún militar, mercenario o grupo terrorista se ha responsabilizado del ataque, las sospechas recaen con fuerza sobre Israel, a cuyos servicios secretos se atribuyeron acciones similares hace unos años, pero no fueron comprobadas.

Es un hito en la relación absolutamente peligrosa y arriesgada de Teherán con sus dos némesis; Estados Unidos e Israel. La mayor potencia mundial asesinó a su máximo general y jefe militar, Qassem Soleimani, mientras que, presuntamente, la nación judía ha aniquilado a la mente maestra del proyecto con el cual el país persa busca crear un arma que le sirva para amedrentar la expansión de EE UU en el Medio Oriente y su convicción por neutralizar lo que Washington considera como una amenaza global, que es Irán. 

La oficina de prensa del Ministerio de Defensa ha dicho que “Fakhrizadeh, que dirigía la Organización de Investigación e Innovación Defensiva, ha resultado gravemente herido en un enfrentamiento entre su equipo de seguridad y terroristas, ha sido trasladado al hospital, donde ha fallecido”.

Claramente, esta movida táctica representa una posible coordinación entre los servicios de inteligencia de EE UU e Israel; la CIA (Agencia Central de Inteligencia, por sus siglas en inglés) y el Mossad (Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales), respectivamente. 

Washington y Tel Aviv se han conectado en lo que podría ser el golpe estratégico más perjudicial para los planes de la potencia bélica iraní, pues reducir sus posibilidades de construir una bomba atómica es reducir las probabilidades de que Irán decida iniciar una guerra contra EE UU en el Medio Oriente e incluso transatlántica, que daría lugar a una tercera guerra mundial. 

Según la agencia de noticias iraní Fars, “Fakhrizadeh ha sido objeto de un ataque mixto con armas cortas y al menos una explosión a la entrada de la localidad de Absard, en la comarca de Damavand, a unos 90 kilómetros al noreste de Teherán. Aunque su muerte ha sido confirmada por la televisión estatal, el desmentido del portavoz de la Organización de la Energía Atómica iraní, ha creado confusión”.

Una asonada paramilitar de esta magnitud se posiciona como el evidente estatus quo de que en Irán existe actualmente una fragmentación o un conflicto de intereses con respecto al peligroso programa nuclear. Sin embargo, Israel tiene mucho interés en detener el avance de este proyecto por las firmes convicciones e intenciones de Irán en “eliminar” y “borrar” a Israel de la faz de la Tierra, pues así lo han asegurado en varias ocasiones los jerarcas del régimen teocrático persa, quienes consideran a la nación judía y a EE UU como dos naciones “impuras” y “nocivas” para la humanidad, razón por la cual Teherán tiene el marcado sesgo de atacar y neutralizar a los gobiernos y poblaciones de esos países con su eventual arma atómica. 

“Está en el hospital y su muerte aún no ha sido confirmada. Hay informaciones sin confirmar que aún está vivo”, ha tuiteado el periodista e investigador iraní Abas Aslani, dando a entender que el ataque se ha producido, reseñó El País.

La breve reseña de la televisión estatal iraní da cuenta de que Fakhrizadeh es miembro de la Guardia Revolucionaria (un peligroso grupo militar señalado por EE UU como organización terrorista) y es profesor de Física de la Universidad Imam Hosein (donde se preparan los científicos más prestigiosos del régimen iraní), así como también estaba considerado por los centros de espionaje occidentales como “el padre del programa nuclear de la República Islámica”. 

El aparente asesinato de este científico supone otra victoria para Washington en su estrategia de descabezar al régimen de uno de los países más peligrosos del mundo, Irán, por el flanco militar (con la muerte de Soleimani) y ahora en el flanco nuclear-energético con el ataque a Fakhrizadeh. Aunado a las sanciones económicas estadounidenses, la nación persa se queda aislada y con un debilitamiento que podría socavar su capacidad para reaccionar a las embestidas de la Casa Blanca y de los hebreos con el objetivo de neutralizar cualquier expansión bélica iraní.

A ese científico iraní se le atribuye el hecho de haber diseñado el supuesto plan encubierto para fabricar una bomba atómica que Teherán habría interrumpido en 2003, un año después de que se descubriera su actividad nuclear secreta. Irán siempre ha negado que su programa tenga objetivos militares. En 2015, Teherán firmó el Acuerdo Nuclear con Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, pero el presidente norteamericano Donald Trump sacó a su país de ese tratado luego del pacto que logró el expresidente Barack Obama para contener y limitar cualquier enriquecimiento de Irán con uranio y plutonio que pudiera usar para desarrollar su bomba nuclear.

Otra potencia negativa para el mundo ha sido nuevamente neutralizada y cohibida de avanzar con sus planes de inducir un nuevo estado de guerra en el mundo para cumplir sus intereses de supremacía religiosa sobre la mayor potencia global de la era moderna. @mundiario