Vuelve el Toro de la Vega, una tradición incompatible con los valores civilizados

Toro de la Vega.
Toro de la Vega.

España no se pone de acuerdo a la hora de poner fin en Tordesillas (Valladolid) a un espectáculo que se ha convertido en el símbolo de una brutalidad repugnante.

Vuelve el Toro de la Vega, una tradición incompatible con los valores civilizados

España no se pone de acuerdo a la hora de poner fin en Tordesillas (Valladolid) a un espectáculo que se ha convertido en el símbolo de una brutalidad repugnante.

La celebración del Toro de la Vega en la localidad de Tordesillas (Valladolid) ha provocado durante los últimos años un acalorado debate e incluso enfrentamientos entre sus defensores y los que critican esta rancia tradición. Se celebra todos los años en el mes de septiembre, en el marco de las fiestas en honor de Nuestra Señora la Virgen de la Peña, patrona de Tordesillas, el primer martes siguiente al día de la patrona, en este caso el día 15. Pero España no se pone de acuerdo a la hora de poner fin a un espectáculo que se ha convertido en el símbolo de una brutalidad repugnante. Vuelve, pues, el Toro de la Vega, una tradición incompatible con los valores de una sociedad civilizada.

En el Toro de la Vega se trata de acosar a un animal hasta matarlo a lanzadas, un acto de inhumanidad que coloca a esta fiesta fuera de los valores de una sociedad avanzada.

"Cada vez resulta más inaceptable -editorializa el diario español El País- no solo la inhibición de las autoridades, sino su apoyo para que se mantenga una tradición bárbara con el pretexto de la presión vecinal y alegando que no está prohibido, como hace el alcalde de Tordesillas, un socialista indiferente a la opinión del líder de su propio partido y que ignora las 120.000 firmas contrarias al acto aportadas por el Partido contra el Maltrato Animal (Pacma)."

Un artículo de MUNDIARIO que dio la vuelta al mundo

Un artículo de Sonia Mirón Torres sobre el toro Vulcano en MUNDIARIO -el famoso Toro de la Vega- fue en su día todo un acontecimiento en las redes sociales. También en el propio MUNDIARIO, donde se dispararon las visitas. Escrito con ironía, Sonia Mirón tituló su artículo Vulcano está de suerte: mañana se celebra en Tordesillas una fiesta en su honor

Vulcano está de suerte. Mañana tendrá el privilegio de que en Tordesillas le organicen una fiesta en su honor. A estas alturas, todo el pueblo se afana en dejar el campo como una patena para que Vulcano haga su entrada triunfal. Vulcano, que a todo esto todavía no he dicho que es un toro, estará  a estas horas rumiando tranquilamente su última cena sin saber que lo que en realidad masca es la tragedia. Es un condenado a muerte que no sabe que va a morir.

Dicen los entendidos que la festividad del Toro de la Vega se celebra desde el siglo XIV y que es una tradición basada en la diversión y el entretenimiento. Por lo tanto, Vulcano ha de sentirse un privilegiado: en unas horas será soltado en campo raso para ser alanceado hasta morir gloriosamente. Unos cuantos cientos de personas le clavaran lanzas hasta matarlo mientras otros tantos disfrutarán del festejo y convertirán al animal en una celebridad. De hecho, se trata de un espéctaculo taurino avalado por partidos políticos como el PP o el PSOE y declarado Fiesta de interés turístico desde 1980.

Vulcano, en consecuencia, será un héroe más en la lista que, al igual que sus predecesores, pasará a los anales de la historia de Tordesillas. ¡Qué felicidad ser toro y morir así, en nombre de la antropología! Derramar su sangre después de haber sido apuñalado, pinchado, picado, herido por una horda de salvajes para poder ser leyenda. Vulcano no lo sabe pero está a punto de convertirse en mito gracias a la generosidad de un ayuntamiento que se ve a leguas que apuesta por la cultura. Qué más puede pedir.

Vuelve el Toro de la Vega, una tradición incompatible con los valores civilizados
Comentarios