Buscar

MUNDIARIO

Los voluntarios revelan los efectos secundarios de la potente nueva vacuna de Pfizer contra la Covid-19

La humanidad espera y la pandemia avanza. La panacea podría llegar durante el primer o segundo trimestre de 2021, si la carrera científica global no se estanca por conflictos geopolíticos entre las grandes potencias.
Los voluntarios revelan los efectos secundarios de la potente nueva vacuna de Pfizer contra la Covid-19
Una dosis experimental de la vacuna de Pfizer contra la Covid-19 / CNN.
Una dosis experimental de la vacuna de Pfizer contra la Covid-19 / CNN.

El elemento más codiciado y cotizado por la humanidad, que ha desatado una carrera científica internacional para su consecución y distribución mundial, está en la fase más prometedora y esperanzadora que la civilización global ha buscado durante ocho meses de la tercera pandemia más devastadora de la historia y el período de inestabilidad más grande de la era posmoderna. 

Y es que en medio de una disputa geopolítica desencadenada por la premura con la que las grandes potencias que controlan el sistema capitalista global tienen con respecto al desarrollo de la vacuna anti-covid19, una de las compañías biotecnológicas más importantes del mundo ha iniciado lo que podría ser el proceso de aprobación y fase final del antiviral más potente visto hasta ahora en la inmunización contra el SARS-CoV-2. 


Quizás también te interese:

Los CDC de EE UU aseguran que las mascarillas reducen en 70% el riesgo de contagio por Covid-19


La farmacéutica estadounidense-alemana Pfizer comenzó a ejecutar los ensayos clínicos de fase 3 para verificar la efectividad de su vacuna en la generación de anticuerpos neutralizadores que puedan bloquear o destruir las proteínas infecciosas de la Covid-19, las cuales se insertan en los receptores de las células humanas para provocar la infección. 

Mientras muchos países buscan vacunar a sus poblaciones en 2021 para iniciar el proceso de inmunización global, los planes de distribución proporcional del antídoto comienzan a tomar forma con cifras de suministro ya esquematizadas por los primeros gobiernos candidatos a recibir la vacuna de Pfizer, que hasta ahora es la más avanzada y con efectos más positivos a nivel mundial, incluso más que las de Moderna (EE UU) y Astrazeneca con la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Por ejemplo, según el Ministerio de Sanidad, España estima que podrá disponer de 20 millones de dosis para vacunar a 10 millones de personas. La compañía estadounidense Pfizer a cargo de esta vacuna, junto a la alemana BioNTech, anunció hace tan sólo unos días que tenía “un 90% de efectividad contra la COVID-19”. “La fase 3 de esta vacuna contó con 43.500 voluntarios de seis países diferentes”, detalló la compañía en un comunicado emitido este pasado jueves. 

Esto implica que Europa podría ser la primera región en recibir varios cargamentos de esa vacuna con acuerdos de compra en condiciones flexibles entre la Unión Europea y Estados Unidos, pues el Gobierno de Donald Trump es el principal financista del desarrollo del fármaco con más de 400 millones suministrados por Washington a esa compañía. 

En una entrevista en la cadena estadounidense CNN, un grupo de voluntarios manifestaron y explicaron sus síntomas tras haber recibido una dosis experimental de la vacuna de Pfizer.

Todos los participantes recibieron dos dosis, aunque sin saber si habían recibido la propia vacuna o, por el contrario, un placebo. Entre los efectos más comunes se encuentran la fiebre, el dolor de cabeza y el dolor generalizado del cuerpo, lo que alguno lo ha comprado con “tener una fuerte resaca después de una noche de fiesta”, detalló la entrevista de ese medio a cuatro personas que se sometieron a la fase 3 de ensayos clínicos en Estados Unidos.

Por lo tanto, la efectividad de esta vacuna en comparación con las demás es que tiene efectos secundarios muy leves que superen en inocuidad a los de los antivirales de Rusia; la vacuna Sputnik V, y de AstraZeneca; la ChadOx-nCoV-2, pues la primera ocasiona altas fiebres y la segunda provocó una extraña complicación en un voluntario que la recibió en un ensayo en Brasil, quien posteriormente falleció.

Sin embargo, esos traspiés son elementos comunes de un proceso de desarrollo e investigación de vacunas, dado que ponen a prueba la capacidad del sistema inmunitario para reaccionar con eficacia a los anticuerpos contenidos en el fármaco. 

La humanidad espera y la pandemia avanza. La panacea podría llegar durante el primer o segundo trimestre de 2021, si la carrera científica global no se estanca por conflictos geopolíticos entre las grandes potencias que buscan erradicar la covid-19 de la humanidad. @mundiario