Buscar

MUNDIARIO

Un volcán submarino arroja burbujas explosivas más grandes que un estadio

Conocido como Bogoslof, el volcán respira solo a 100 metros bajo el nivel del mar con restos de erupciones pasadas que forman una laguna humeante en la superficie del océano.
Un volcán submarino arroja burbujas explosivas más grandes que un estadio
Un volcán submarino. / RRSS.
Un volcán submarino. / RRSS.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Hace dos años, un volcán apenas sumergido en las Islas Aleutianas de Alaska lanzó burbujas gigantes de gas, algunas de las cuales eran más amplias que la cúpula más grande del mundo hecha por un hombre, el Estadio Nacional de 310 metros de ancho en Singapur, informaron investigadores hoy en Nature Geoscience.

Conocido como Bogoslof, el volcán respira solo a 100 metros bajo el nivel del mar con restos de erupciones pasadas que forman una laguna humeante en la superficie del océano. Históricamente, en Bogoslof y otros volcanes submarinos similares, los barcos que pasaban han informado que antes de una erupción explosiva, una cúpula gigante y negra emerge del océano, pero estas burbujas explosivas han quedado mal entendidas, ya que hacen que estudiar los volcanes sea peligroso.

Entonces, los investigadores espiaron a Bogoslof desde lejos, usando micrófonos de baja frecuencia en el océano a 59 kilómetros al sur. El volcán hizo erupción más de 70 veces durante 9 meses y los científicos encontraron un gruñido distintivo de segundos que precedió a cada erupción. La vibración coincidía con la canción que cantaban las burbujas eruptivas mientras se estiraban, se expandían en exceso y colapsaban, según mostró el modelado por computadora.

Las burbujas Bogoslof probablemente alcanzaron hasta 440 metros de diámetro y se formaron cuando la lava golpeó el agua de mar y se enfrió, creando una tapa sobre el respiradero del volcán. Luego, una burbuja de vapor de agua volcánica (dióxido de carbono y dióxido de azufre), empujó la tapa hacia afuera hasta que la película de encapsulación de roca volcánica y agua líquida colapsó para producir una nube eruptiva.   @mundiario