La violencia y el coronavirus se convierten en una combinación mortal en México

Bandera de México. / Pixabay
Bandera de México. / Pixabay
Nada hace presagiar que los números rojos que fueron registrados durante el mes de marzo disminuyan en abril. El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una dura tarea por delante, para garantizar la seguridad de los ciudadanos de su país.
La violencia y el coronavirus se convierten en una combinación mortal en México

México está viviendo como casi todo el planeta, una auténtica pesadilla por culpa del coronavirus. Un panorama que empeora si se toma en cuenta, que desde que apareció el primer caso de la enfermedad, la violencia y los asesinatos continúan protagonizando las portadas de los principales medios de comunicación.

Como explica Infobae, desde el 28 de febrero, más de dos mil asesinatos se han registrado en el país, a pesar de la implementación de la fase 2 de la emergencia sanitaria y la cuarentena. Las cifras son bastante llamativas, porque el mismo medio calcula que por cada paciente de la Covid-19 que ha fallecido se han registrado 178 homicidios en el período comprendido entre el 1 al 26 de marzo.

El País se refirió a este fenómeno y afirma que existen muchos factores que inciden en las cifras: "hay grupos de criminales peleando por cualquier cosa en un buen puñado de ciudades, grandes y pequeñas, y otras tantas zonas rurales: mercados locales de droga, rutas internacionales de narcóticos, campos de cultivo de amapola y marihuana o laboratorios clandestinos para fabricar otras sustancias, trozos de tubería para robar combustible, extorsiones, secuestros, robos... A nivel macro, la sempiterna pobreza de millones de ciudadanos y la frustración de no poder salir adelante o de no hacerlo a la velocidad deseada, acaban de dibujar el mapa."

¿Abril será peor?

Si la dinámica sigue igual no hay forma de que los números en el cuarto mes del año sean menores. El caos llega incluso a territorios que hasta hace unos años eran considerados como tranquilos, como el Estado de Guanajuato, que ahora vive a merced de la ley del más fuerte de los grupos criminales y también de la violencia intrafamiliar, porque según el Instituto de la Mujer Guanajuatense estos casos aumentaron hasta un 50% en lo que va de cuarentena.

Haciendo un ejercicio de proyección, estos problemas regionales pueden convertirse en una referencia nacional. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene un camino largo que recorrer, para evitar que su país siga inmerso en el caos.

En un artículo de opinión firmado por Alejandra Sánchez Inzunza y José Luis Pardo Veiras en The New York Times, estos periodistas aseguran lo siguiente: "Continuar una política de seguridad enfocada en el narcotráfico es un gran error." porque la violencia que le quita la paz a los mexicanos proviene de tantos sitios, que quizás las propias autoridades no saben a ciencia cierta en dónde tienen que comenzar y si a esto se le suma la Covid-19, esta crisis sanitaria destapa una cruda realidad: los ciudadanos de esa nación no están seguros ni en su propia casa. @mundiario

La violencia y el coronavirus se convierten en una combinación mortal en México
Comentarios