Llegan al puerto de San Juan de Terranova los supervivientes y fallecidos en el naufragio

Villa de Pitanxo. / Grupo Nores
Villa de Pitanxo. / Grupo Nores

A bordo de un pesquero gallego y otro portugués, llegan este viernes, 18 de febrero, al puerto canadiense 12 tripulantes -9 fallecidos y 3 supervivientes- del Villa de Pitanxo.

Llegan al puerto de San Juan de Terranova los supervivientes y fallecidos en el naufragio

Si las malas condiciones de mar, viento y temperatura del agua reinantes estos días en los caladeros de Terranova dejaban pocas esperanzas de hallar con vida a alguno de los 12 tripulantes desaparecidos en el naufragio del arrastrero congelador Villa de Pitanxo, con base en Marín (Pontevedra), el empeoramiento, hoy, de esa situación parece eliminar por completo las posibilidades de recuperar los cuerpos de esos marineros. Y todo porque la experiencia de muchos de los profesionales de la pesca en aquellos caladeros confirman que un hombre al agua en esas latitudes solo puede mantenerse a flote durante más o menos una o dos horas.

Al cabo de estas, y por duro que sea expresarlo, se hunden por su propio peso y por congelación, por lo que resulta casi imposible su avistamiento en la superficie salvo una casualidad que todos desearíamos. Otra cosa es que el hombre al agua hubiera tenido tiempo de colocarse un chaleco salvavidas o enfundarse un traje de supervivencia que, en cualquier caso, tan solo podría permitir la flotación del cuerpo por más horas. Pero no garantizar su vida.

A la vista de cómo estaban los fallecidos rescatados y los tres supervientes (estos a bordo de una balsa salvavidas y con fuertes síntomas de hipotermia) cabe deducir que sus compañeros tampoco tuvieron tiempo de acudir a los medios habituales de seguridad en el abandono de buque.

Una esperanza: recuperar a los muertos

Queda una última esperanza: que si no todos, al menos algunos de los desaparecidos, se hallen en el interior del barco hundido. Tal vez en la zona de habilitación o en los accesos a esta cuando intentaban salir como fuera de la que, finalmente, sería su tumba. Así de duro y así de claro. Pero también pensando en que ahora resulta muy importante recuperar sus cuerpos para dar a estos su descanso eterno allí donde sus familias puedan rezarles y, de alguna manera, consolarse. 

¿Por que, éntonces, hablo de esperanza?. Me explico: Canadá tiene medios sobrados para intentar al menos localizar el "Villa de Pitanxo" hundido a, probablemente. una profundidad a la que un rob puede descender para inspeccionar el buque. Si esto es así, la utilización de un sumergible con capacidad de maniobras técnicas o, en función de esa profundidad, de personal especializado dotado de los medios precisos, podrían intentar si no reflotar el pesquero, sí aproximar este a aguas someras que faciliten el acceso de buzos profesionales a las estancias del buque y, de este modo, comprobar si, como se desea, estén en ellas el mayor número de los 12 desaparecidos. De confirmarse esta apreciación, el rescate de los cuerpos sería lo menos problemático, en el bientendido de que la tarea  no es sencilla y la frialdad de las aguas un handicap añadido.

No quisiera crear falsas espectativas. Reflejo, exclusivamente, el sentir y la experiencia de veteranos marineros que, en aguas de NAFO, han cubierto numerosas mareas de hasta cuatro y seis meses de actividad, que era lo que les permitía el poder suministrar al pesquero el combustible necesario tanto en San Juan como en San Pedro, islas muy conocidas por ellos y, de este modo, al tiempo que un merecido descanso de horas, dar continuidad a su duro trabajo, compensado este económicamente por la gran diferencia salarial entre ellos y los trabajadores en tierra. Al cabo de ese tiempo, vuelta a casa y preparar el retorno al que algunos denominan infierno blanco y gris,  del que ellos y sus familias vivían.

Llegar al San Juan de Terranova

Los tres supervivientes de esta tragedia en aguas de Terranova van rumbo a la isla de San Juan (St. Johns) a bordo del buque gallego "Playa Menduiña Dos". Su llegada a la isla estaba prevista para las 08,00 horas del viernes, pero las malas condiciones de visibilidad.en la mar, el viento y las grandes olas dificultan la navegación, por lo que la previsión indica que la arribada a puerto no se efectuará hasta el mediodía o últimas horas de la tarde (hora española).

Con los supervivientes van -en las  cámaras del barco- los cuerpos sin vida de seis tripulantes. Otro fallecido es trasladado a la misma isla -y sin previsión de hora de llegada a puerto- por el pesquero portugués Virgem da Barca. Los otros dos tripulantes recuperados sin vida regresan también a puerto, en este caso a bordo de un buque canadiense.

Trámites en el Instituto Social de la Marina

Mientras esto ocurre en la mar, en tierra el Instituto Social de la Marina ISM) y las autoridades marítimo-pesqueras del Gobierno y de la Xunta de Galicia agilizan los trámites para que las famililas de los tripulantes fallecidos y desaparecidos en el siniestro puedan recibir el necesario asesoramiento y las ayudas establecidas para estos casos, teniendo muy en cuenta que los tripulantes desparecidos tienen el mismo reconocimiento oficial que los fallecidos desde que, a principios de este siglo, fue aprobado tal tratamiento a iniciativa de la organización Aetinape, defendida en el Congreso de los Diputados por el  PNV tras muchas negociaciones y amplios debates.

El Villa de Pitanxo era -es- un buque muy marinero construido por la sociedad Pesquerías Nores, de Marín, en el año 2004. Marineros que han navegado en él no dudan de su estabilidad y preparación para hacer frente a los habituales temporales de Terranova. Hay quien considera que, en el momento de izar una importante "copada" de pescado por popa (como es habitual) una gran ola se abatió también sobre esta zona provocando el hundimiento del pesquero en cuestión de minutos. Algunos familiares de las víctimas se preguntan si el congelador debía estar faenando si, como se informa, las condiciones de mar y viento no eran las más idóneas y, por tanto, el Villa de Pitanxo debió permanecer a la capa. Son 9 los tripulantes fallecidos, tres supervivientes y 10 desaparecidos. @mundiario

Llegan al puerto de San Juan de Terranova los supervivientes y fallecidos en el naufragio
Comentarios