Viajeros infectados revelan un brote de Zika "oculto" en Cuba

Zika. / Mundiario
Zika. / Mundiario

Un nuevo análisis de los viajeros infectados por el Zika que regresaron a los Estados Unidos o Europa descubrió que el 98% había visitado Cuba y no informó ningún caso a los funcionarios de salud mundiales en el momento en que el brote alcanzó su punto máximo.

Viajeros infectados revelan un brote de Zika "oculto" en Cuba

A medida que el virus del Zika corría por las Américas y el Caribe en 2015 y 2016, infectó a unas 800.000 personas y dejó a casi 4000 recién nacidos con daños cerebrales graves, pero a mediados de 2017, el virus casi había desaparecido de la región, o eso parecía. Un nuevo análisis de los viajeros infectados por el Zika que regresaron a los Estados Unidos o Europa en 2017 o 2018 descubrió que el 98% había visitado Cuba no informó ningún caso a los funcionarios de salud mundiales en el momento en que el brote del país aparentemente alcanzó su punto máximo.

"Fue sorprendente", dice Kristian Andersen, epidemiólogo genómico de Scripps Research en San Diego, California, quien dirigió el trabajo realizado por 38 investigadores de cinco países. El grupo estima que Cuba tuvo 5707 casos de Zika no reportados, y la mayoría ocurrió en 2017. Esos números son similares a los de otras islas del Caribe con poblaciones comparables 1 año antes.

En febrero de 2016, el brote de Zika fue tan grave en América del Sur y el Caribe que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio el raro paso de declararlo una emergencia de salud pública de preocupación internacional. Pero para noviembre de 2016, los casos en la región habían caído abruptamente y la OMS levantó la emergencia.

Para comprender mejor los brotes que continuaron persistiendo, Andersen y sus colegas analizaron los casos de Zika en viajeros registrados por el Departamento de Salud de Florida y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. Entre junio de 2017 y octubre de 2018, hubo 155 casos, confirmados por pruebas de anticuerpos o virales, y todas menos una persona habían viajado a Cuba.

Para seguir investigando el momento y el origen del brote cubano, los investigadores secuenciaron el virus del Zika de nueve personas infectadas que regresaron a Florida y compararon sus virus con los de otros países de la región. Debido a que las mutaciones virales ocurren a tasas predecibles, el grupo podría construir un reloj molecular que revelara que el virus surgió en Cuba aproximadamente 1 año después que en otras partes del Caribe. En su estudio en Cell hoy, los investigadores también concluyeron que Zika había venido a Cuba varias veces desde varias islas diferentes del Caribe.

Jennifer Gardy, epidemióloga genómica en el programa de salud global de la Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle, Washington, dice que analizar secuencias virales de los viajeros puede ayudar a aclarar los contornos de las epidemias que de otro modo habrían permanecido bajo el radar de vigilancia. "La vigilancia es una de nuestras mejores defensas contra las enfermedades infecciosas, pero los sistemas rara vez son perfectos, los casos pueden pasarse por alto por muchas razones", dice Gardy.

Andersen sugiere que una combinación de factores probablemente explica por qué el brote de Cuba estuvo "oculto" del resto del mundo. Tras la aparición del zika en Brasil en mayo de 2015, Cuba lanzó un agresivo programa de rociado de pesticidas para controlar el mosquito Aedes aegypti que transmite el virus. (En sintonía con ese programa, los casos de dengue, otra enfermedad transmitida por A. aegypti, se desplomaron a principios de 2016). 

Los casos de zika también disminuyeron constantemente en América Latina y el Caribe ese año, presumiblemente porque el virus infecta rápidamente a grandes porciones de las poblaciones, creando inmunidad generalizada. Cuando la OMS levantó su declaración de emergencia, relajó los requisitos para que los países miembros reporten casos de Zika. A fines de 2016, Cuba había confirmado solo 187 casos de Zika, y dejó de informar números por completo en 2017. No informó casos de daño cerebral relacionado con el Zika en bebés.

Contribuyendo a la dificultad de informar, el virus es "excepcionalmente difícil" de diagnosticar en personas infectadas, señala Andersen. Los anticuerpos contra el virus del Zika y el dengue son similares, y las pruebas pueden confundir a los dos. Los pacientes infectados por el zika rara vez tienen síntomas y los niveles del virus en la sangre disminuyen rápidamente, lo que complica aún más la confirmación de la infección.

Andersen espera que el enfoque de su equipo se aplique a una amplia gama de enfermedades en los viajeros que regresan. "Este trabajo establece un marco para investigar las enfermedades infecciosas más de cerca", dice. "Es una nueva herramienta realmente importante para controlar las enfermedades infecciosas en todo el mundo".

Michael Worobey, un biólogo evolutivo que ha analizado historias virales en su laboratorio de la Universidad de Arizona en Tucson, dice que el nuevo estudio le recuerda cuándo trabajó como luchador forestal. Las personas publicadas en torres en todo el bosque siguieron los rayos. Al día siguiente, volarían sobre los lugares del bosque donde habían caído los rayos. "Si vieras humo, enviarías equipos antes de que hubiera una conflagración", dice Worobey. “Este nuevo trabajo es una demostración de algo que nos perdimos. Si mejoramos nuestra vigilancia la próxima vez, la atraparemos antes, y sin duda sabiendo que hay un brote de algo como la propagación del Zika podría impactar su control".  @mundiario

 

 

Viajeros infectados revelan un brote de Zika "oculto" en Cuba