Viajar a California por carretera resulta excitante tomando la mítica Ruta 66

La Ruta 66 al paso por Oatman, Arizona. / Vicente Villamón
La Ruta 66 al paso por Oatman, Arizona. / Vicente Villamón

La Ruta 66, ideada por Cyrus Avery en 1926 y considerada la calle principal de América, era el camino más directo para viajar por carretera de Chicago a Los Angeles.

Viajar a California por carretera resulta excitante tomando la mítica Ruta 66

A mediados del siglo XIX, motivado especialmente por la fiebre del oro, miles y miles de personas buscaban rutas hacia California. Primero se crearon corredores para carretas, posteriormente llegaría el ferrocarril. Con el tiempo y la irrupcióndel automóvil, una de las vías principales al oeste se convertiría en el germen de la Ruta 66, que comenzó a construirse en 1926 con dos carriles de hormigón, una carretera de 4.000 kilómetros desde Chicago a Santa Mónica (Los Angeles).

La Ruta 66 es una de las vías más famosas de todo el mundo y se ha convertido en un icono de la cultura y la historia de Estados Unidos. Actualmente gran parte de la antigua carretera ha sido solapada por las modernas autopistas y carreteras interestatales, pero muchos de los pueblos y ciudades a lo largo de la misma han protegido el patrimonio de la Ruta 66. Así moteles, gasolineras y restaurantes a lo largo del camino han mantenido sus luces de neón y el modo de proporcionar una visión de la vida en carretera de mediados del siglo XX.

Descatalogada desde 1985, la Ruta 66 se mantiene viva gracias a viajeros de todo el mundo, especialmente amantes de las motos, que buscan encontrarse con la América auténtica que inspira sueños y esperanzas, dejándose llevar por una mezcla de nostalgia e historia. Resulta una experiencia vital para aventureros, desesperados y soñadores, un viaje por carretera sin término de comparación, con moteles vintage, gasolineras restauradas y pueblos que parecen congelados en el tiempo.

Viajar a California por carretera resulta excitante tomando la mítica Ruta 66
Comentarios