El vestido rojo de Julia: un capítulo que nació para ser el último...

Secuencia de "Cincuenta sombras de Grey"
Secuencia de Cincuenta sombras de Grey.

Julia se calló y se dedicó a disfrutar cada segundo con él, aún sabiendo que aquel era el final, solo el último capítulo de su novela. ¿O no?

El vestido rojo de Julia: un capítulo que nació para ser el último...

Julia se calló y se dedicó a disfrutar cada segundo con él, aún sabiendo que aquel era el final, solo el último capítulo de su novela. ¿O no?

Julia estaba desbordada. Tenía todo lo que podía desear cualquier chica de su edad, pero… ¿ella quería todo eso? Su bebé dormía en la cuna y su marido roncaba en el lado derecho de su cama de matrimonio.

Esa misma noche, angustiada por tener que seguir durmiendo todas las noches del resto de su vida con aquel hombre, se levantó y se sentó en la alfombrilla roja de su baño. Lo primero que se le vino a la cabeza fue que ahora todo era más difícil; su historia con Luis, la que siempre creyó que no había llegado todavía a su última página, estaba más que rematada. Pero Julia no es una mujer que se pueda dar por vencida. No. Fue a su armario, decidida a escribir el final de esa historia que la atormenta, y escogió el vestido que mejor dejaba entrever su silueta. Rojo, elegante al mismo tiempo que provocativo.

Sabía perfectamente dónde encontrar a Luis, era un animal de costumbres, sólo tenía que salir de casa sin hacer demasiado ruido. Aquello era importante.

Luis estaba, como todos los viernes desde tiempos inmemorables, en la cervecería a donde solían ir siempre.

Julia atusó su pelo, colocó su vestido y, corrigiendo su costumbre de andar encorvada, entró taconeando.

- Sabes que siempre me ha gustado tu vestido rojo…

Estaba hecho. Iba confiada, se sentía guapa. Él era su presa, cayera quien cayera, esa historia iba a acabar esa noche.

Después de unas cervezas y de unas llamadas perdidas en su móvil, acabaron en su casa. Había estado allí muchas veces, pero nunca tan segura de sí misma

- Tú sabes que estoy casada, ¿verdad?

- Y tú sabes que siempre nos hemos querido. ¿Qué más da? - le dijo mientras seguía desabrochando los interminables botones del vestido rojo - 

- Quizá sea demasiado tarde…

Su conciencia hablaba en alto, pero su boca no podía alejarse de la de él. La incertidumbre de qué hubiera sido de su vida de haberlo elegido a él la abrumaba, no la dejaba dormir, ni pensar con claridad.

- Cállate, Julia…

Así lo hizo. Se calló y se dedicó a disfrutar cada segundo, aún sabiendo que aquel era el final, sólo el último capítulo de su novela. 

O no. 

Cada determinado tiempo necesitaba recordarse a sí misma por qué no había escogido a Luís.

Era fácil.

A la mañana siguiente de la que había sido una noche larga, Julia abrió los ojos y sólo la acompañaba el hueco de Luís en el lado derecho del colchón. Y una nota en donde tenía que estar su cabeza.

“ No me gustan las despedidas. Cada vez siento más que hayas decidido formar una familia con él. Cierra antes de irte. Nos queremos y lo sabes, pero sí, es tarde”.

Había decidido terminar su historia, pero lo único que consiguió fue sumar una nota más a su colección de la caja de zapatos debajo de su cama... @reipardorguez

El vestido rojo de Julia: un capítulo que nació para ser el último...
Comentarios